Google+ Followers

Seguidores

martes, 15 de enero de 2013

Capítulo: 10


                     Capítulo: 10



                              
Lleva en casa un cuarto de hora desde que volvió del partido de Cristian. No deja de pensar en la conversación que ha tenido con Dani en las escaleras del polideportivo y en la frase más importante que quedaba por terminar. Alguien como...¿quién? Paula no deja de pensar en esa palabra que ocupa ese espacio tan importante para ella en la frase. Solo tiene una cosa clara, la persona que tiene menos posibilidades de ocuparlo, es ella. Dani nunca se fijaría en una chica como ella. Él se merece algo mucho mejor.
Cansada, se sienta en la cama con el portátil sobre las rodillas y entra en el Tuenti. Piensa que ninguno de sus amigos iba a estar conectado ya que, como siempre, estarían estudiando el examen de mañana a última hora. Teclea su cuenta y su contraseña y entra en la red social. Y, como ella pensaba, ninguno de sus amigos está conectado. La han etiquetado en una foto, con el ratón, pincha sobre ella para ver de que foto se trata. Al verla se sorprende, es una foto de ella al lado de Dani cuando eran pequeños. No puede evitar sonreír al ver la foto. Que recuerdos. De pronto, en la pantalla de su monitor, aparece un mensaje de la foto que estaba mirando. Dani.
-Hola, peque- saluda desde la red social.
-¡Hola!
-¿Ya has terminado de estudiar?
-Sí, terminé hace tres días. ¿Y tú?
-Terminé ayer de repasar todo.
Paula sonría al leer la última frase. Dani no es como todos los demás, dejado e irresponsable. Él es cuidadoso, respetuoso y de lo más protector. Y, según Paula, él chico perfecto.
-Bueno, ¿qué tal estás?
-Bien ¿y tú?
-Pensando en nuestra conversación en las escaleras.
Ella también lo hace, cada instante que pasa, no puede evitar pensar en esa frase cortada. La frase más importante.
-¿De verdad me vas dejarlo con Miriam?- le pregunta Paula aun incrédula.
-Sí. No aguanto más que pase de mí y tonteé con todos los que pasan a su lado.
Si Paula estuviera con él, ella nunca le haría eso, estaría pensando en él las veinticuatro horas del día. Única y exclusivamente para él. No existiría en la faz de la Tierra ningún otro chico para Paula.
-Tonta es por hacer eso- escribe Paula arrepintiéndose nada más enviar el mensaje. Podía haber sido demasiado atrevida.
Daniel manda a su amiga un icono de una cara riéndose. Le encanta cuando suelta lo primero que piensa, le guste a las personas o no.
-A veces pienso que es culpa mía que ella actúe así- escribe el joven- puede que, en el pasado, me haya pasado un poco tonteando con muchas otras y teniendo novia a la vez y Miriam me quiera hacer ver lo que yo hice hace mucho tiempo. Pero ya no soy así, he cambiado y, como ya te dije antes, yo no quiero a una princesa.
-¿Entonces que tipo de chica sería la perfecta para ti?- pregunta Paula curiosa- es que estuviste a punto de decírmelo en las escaleras del polideportivo y, sino recuerdo mal, Marcos nos cortó.
-No se te escapa una ¿eh?- escribe gracioso.
-Es que era la frase más importante de nuestra conversación.- dice Paula- Así que dime, ¿alguien cómo quién?
¿Se lo dice o no se lo dice? Es su amiga y la quiere, pero, lo último que desea es que se haga falsas ilusiones. Si es sincero con ella, la chica perfecta para él sería Paula, pero ahora no siente nada por ella, llegó a sentirlo hace mucho tiempo, pero desapareció.
-Alguien como tú. Si te soy sincero Paula, tú serías mi chica perfecta.
Vale, ¿dónde está la cámara oculta? Paula no puede creerse lo que acaba de leer. Es demasiado bonito como para ser cierto.
-¿Yo?
-Sí, pero no quiero que te hagas falsas ilusiones. Eres mi mejor amiga y te quiero muchísimo, pero nada más.
Como decía, había sido demasiado bonito como para ser verdad. Y, en cinco segundos, se sentía la persona más tonta del mundo. ¡Cómo podía haber llegado a pensar que ella iba a ser en cinco segundos la novia de Dani! Eso era de locos…
-Dani…tengo que irme, mis padres me están esperando para cenar.
-¡Espera! ¿No estás enfadada, verdad?- escribe él preocupado.
Paula no le va a contar nada de lo que siente, así que no puede saber que sus ojos ahora están mojados.
-No, tranquilo. Nos vemos mañana. Muchos besos.
-Adiós, Paula.










4 comentarios:

  1. Uhhh :(
    Adoro la historia entre Dani y Paulaa!

    ResponderEliminar
  2. ¡Estoy a punto de llorar! Jo, qué mal, cómo la entiendo, me identifico cada vez más con ella :(
    Me está encantando :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo la verdad hay aspectos de Paula con los que también me identifico:(
      Me alegro mucho de que te guste^^

      Eliminar