Google+ Followers

Seguidores

martes, 15 de enero de 2013

Capítulo: 1


                       Capítulo 1.




-¡Cobarde! ¡Eres una cobarde!- gritaba Silvia y todos los que estaban a su lado- ¡No te atreves a lanzarte, porque eres una cobarde!
Inés no podía soportarlo más. Llena de ira y de rabia se levantó de su toalla para dirigirse al trampolín más alto de la piscina y enseñarles a esa panda de bocazas como hay que tirarse haciendo un mortal.
-¡Inés, no vayas, podrías partirte el cuello o algo peor!- le advirtió Paula llena de miedo por lo que le pudiese pasar a su amiga.
-Paula, tú sabes que me pueden llamar muchas cosas y no les doy importancia- le dijo Inés dándole la espalda a la odiosa de Silvia- pero, nadie me llama cobarde en mi cara.
La chica volvió su mirada al trampolín. Era alto. Demasiado alto. Pero, con la cabeza bien alta y manteniendo su orgullo, Inés empezó a subir las escaleras del trampolín. No estaba muy decidida a saltar, pero su decisión era cerrarle la boca a Silvia y compañía.
Pone el pie en el último escalón del trampolín. Mientras subía oía los insultos y desprecios de Silvia y sus amigos y, sobre todo, las súplicas de Paula para que no saltara.
Inés comenzó a avanzar por el inestable trampolín. Retrocedió unos pasos al darse cuenta de que había llegado al límite de la tabla. Todo el mundo la miraba expectante de lo que la joven pudiese llegara a hacer.
Cerró los ojos, inhaló aire que poco a poco lo fue expulsando por la boca a la vez que daba pequeños saltitos en el trampolín.
-¡Salta ya!- le gritaba Aarón, el novio de Silvia- ¡Cobarde!
-¡Inés, no lo hagas, por favor!- le chillaba Paula aterrada por lo que pudiese pasar.
La chica tenía los ojos llenos de lágrimas. Ver a Paula suplicándole que no saltase era como si le clavasen un puñal, era su mejor amiga y odiaba verla así. Tenía que hacerlo por su maldito orgullo, ese orgullo que se le apoderaba cuando la llamaban cobarde.
Estaba preparada. Inés comienza dando pequeños saltitos en el trampolín hasta que extiende los brazos preparándose para el gran salto, el salto que hará callar las bocas de Silvia y sus amigos. O eso espera ella. Es la hora. Se impulsa con los pies y salta al vacío. Tiene que hacer dos volteretas en el aire y caer tirándose de cabeza. O eso es lo que tendrían que haber hecho. Durante un corto periodo de tiempo, Inés se quedó paralizada en el aire y comenzó a dar las volteretas cuando estaba a escasos metros del agua. No hubo tiempo de acabar tirándose de cabeza, ni siquiera lo hubo para la segunda voltereta. El cuerpo de Inés se zambulló en el agua. Paula se alarmó al ver que el cuerpo de su amiga tardaba en salir del agua. Fue corriendo al borde de la piscina donde se arrodilló buscando alguna señal de Inés.
-¡Inés, Inés!- chillaba Paula, pero fue en vano. La joven no salía del agua, no reaccionaba.
Un chico que lo había visto todo, saltó de su tumbona y se lanzó al agua a rescatar a Inés. Tuvo que sumergirse, pues el cuerpo de la chica no salía a flote. No tardó mucho en sacarla del agua y colocarla en el suelo.
-¿Qué le pasa? ¿Por qué no reacciona?- le preguntaba Paula alterada.
El chico le colocó las dos manos sobre le pecho y las apretaba contra él sin obtener ningún resultado. Llegó hasta el extremo de hacerle el boca a boca mientras le tomaba el pulso de la muñeca. Era débil. Pero, llegó un momento en el que el pulso falló. Todos los intentos de reanimarla fueron inútiles. El corazón de Inés se paró por completo.
El chico miró a al chica que estaba tumbada en el suelo y le dirigió su mirada, llena de dolor, a Paula. Ella tenía los ojos rebosantes de lágrimas.
-No hay nada que hacer- le anunció el joven que la había sacado del agua- se ha ido, lo siento.
La mente de Paula se paró al igual que el corazón de Inés. Quería gritar, quería gritarles a Silvia y compañía que ellos eran los culpables de la muerte de su amiga. Si ellos no la hubieran obligado a tirarse, ella seguiría viva.
Paula se acercó al frío cuerpo de Inés y lo abrazó mientras las lágrimas le resbalaban por sus mejillas rosadas.
-Nunca te olvidaré- le susurró.

Dos días después.

La caja de madera color caoba fue descendiendo lentamente hasta llegarse a encajar en el hueco cavado en la tierra húmeda.
La familia de Paula fue a darle el pésame a todos los parientes de Inés. Durante el entierro de la chica, Paula no ha podido reprimir las lágrimas. Inés y ella tenían muchos recuerdos juntas. Siempre disfrutaban los buenos y sabían como resolver y salir de los malos. Era la mejor chica que había conocido nunca.
Paula sufría mirando la tumba de su amiga y decidió desviar la mirada hacia otra parte. Vio algo que no encajaba en ese lugar, vio lo último que tendría que estar allí porque era el causante de la muerte de Inés. Silvia estaba contemplando la lápida de la chica. Lleva una flor en la mano que, cuidadosamente, deja en la tumba. Después saca un pañuelo de papel de su bolsillo y se seca las lágrimas de los ojos. Era la primera vez que veía llorar a Silvia de verdad. Cuando se volvió a guardar el pañuelo en el bolsillo se acercó a Paula.
-Lo siento mucho Paula.
-Gracias por venir- le dijo ella muy seria.
-Siento muchísimo todo lo que pasó, de verdad. Nos arrepentimos desde el primer momento pero, solo queríamos divertirnos y todo se nos fue de las manos. Me siento fatal, perdónanos por favor.
-Lo hecho, hecho está pero, lo siento mucho pero no os puedo perdonar. Vosotros fuisteis quienes provocasteis la muerte de Inés.
Silvia miró hacia el suelo, decepcionada por la serena respuesta de Paula. Se alejó sin decir nada.

13 comentarios:

  1. Es muy bonita la historia, se me ha parado el corazon cuando ha muerto Ines, muchos besos! Ya te sigo
    www.revistabehappy.blogspot.com.es/?m=1

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, tu blog a mi me encanta, ya te sigo.
      Muchos besos.

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Hola!! Vi tu comentario en mi blog y me he pasado a ver que tal estaba este blog y la verdad es que es preciosa la historia y cuando ha muerto Ines me he quedado sin palabras...:(
    ¿Si te gusta nuestro blog nos puedes seguir?
    Muchas gracias
    liveyourdreamallthetime.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola he visto vuestro blog y me encanta. Siempre que entro conseguís sacarme una de mis mejores sonrisas. Muchos besitos y gracias por pasaros por mi blog. :):)

      Eliminar
  4. Una historia muy bonita.Jo,qué triste :S
    Me alegro de que te guste mi blog.Besos <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hola Ana!! Si, bueno al principio es algo triste pero dejara de serlo en los demas capitulos. Muchos besos y gracias por visitar mi blog :):)

      Eliminar
  5. Dios mío, es buenísima la historia... Me quedé petrificada al leerla :(
    seguiré con los capítulos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias jeje si el primer capitulo es algo impactante^^

      Eliminar
  6. Acabo de descubrir tu blog y empezar a leer tu historia, con un primer capítulo así es imposible no seguir!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola^^
      Muchas gracias por comentar de verdad. Jajajaja muchas gracias! Me alegra saber que te gusta:)
      Besos!

      Eliminar
  7. Hola Mar!! Soy Andy :) me encanta la historia aunque todabia voy por el primer capitulo pero me los leere todos. Besis :))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Andy!! <3
      Gracias por pasarte y leerme de verdad.
      Un beso muy fuerte! Y azucarillos para ti!

      Eliminar