Google+ Followers

Seguidores

domingo, 29 de septiembre de 2013

Capítulo: 45

Capítulo: 45


Ha escrito y borrado tantas veces el mensaje que ya ni siquiera está seguro de si es buena idea mandárselo. Solo serviría para hacerla sufrir el doble de lo que ya lo va a hacer. La ha visualizado varias veces en su mente, cómo sería la escena. Las lágrimas surcarían veloces so rostro llevándose consigo su maquillaje que le resalta el azul de sus ojos y su felicidad. Sus labios temblarían al mirarle a la cara… Y, lo peor de todo es que, él es el culpable. La va a abandonar sin luchar, sin continuar la batalla por ella. Cada segundo que pasa se siente más lejos de Andrea y, es consciente de que, en pocos días, lo estará.
No puede llamarla, Guillermo tiene que hablar con Andrea cara a cara. Es lo mínimo que puede hacer.
Siente que la ha fallado. Ha empezado a no creer en los para siempre. A saber que no todas las historias tienen un buen final. Un final feliz.
Su padre ha llamado varias veces a la puerta de su dormitorio. Ha echado el pestillo de la habitación para que nadie le moleste. Guille no sabe que pensar, ni como actuar. Andrea es quien le da sentido a todo su mundo. Esa luz que le ilumina hasta en la más densa oscuridad.
Tiene que verla, acabar con todo este dolor cuanto antes.
Se cubre su camiseta con una sudadera gruesa de color azul marino y un gorro de lana negro que le resguarda la nuca.
Abre la puerta, desbloqueando el pestillo y la atraviesa. Su padre ya no está detrás, seguramente esté abajo con su madre. Su madre. Ella es la culpable de todo.
Baja las escaleras a toda velocidad y, efectivamente, sus padres están sentados en dos de los sillones del salón. Guille le lanza una mirada llena de odio a su madre.
Son tantas las cosas que ahora le diría. Pero es mejor no agrandar más el daño que ya está hecho. Guille camina hacia la puerta dispuesto a abrirla sin despedirse de nadie.
-¿Dónde te crees que vas?- le pregunta su madre fría como un témpano de hielo.
-A intentar arreglar lo que mi madre ha estropeado.
-¡Te prohíbo que vayas a verla!
Guille no hace caso de su advertencia y cierra la puerta de un portazo sonoro.
La casa de Andrea está a media hora de la de Guille, será mejor que vaya hasta allí en autobús. No puede perder el tiempo.
A lo lejos ve como el vehículo se aproxima a la parada. ¡No puede perderlo! A la carrera, consigue alcanzar al autobús y subir. Al final del transporte divisa un asiento libre. Guille camina por el estrecho pasillo hasta llegar al asiento. Está junto a la ventanilla. Por un momento, guía su vista al frente y ve como un grupo de chicas, de unos trece años cada una, cuchichean de él. Un de ellas le mira y ríe, susurrándole algo a las demás que Guille no es capaz de entender. Hablan tan bajo que el chico no consigue escucharlas, pero sabe de sobras que él es su tema de conversación. Aparta la vista del grupo y mira por la ventana aunque, de reojo, observa como una chica rubia del grupo le guiña un ojo mientras se muerde el labio. Guille hace una mueca y niega con la cabeza, chafando todas las ilusiones de la joven. No tiene tiempo para estupideces de crías. Su cabeza solo está centrada en una única cosa; Andrea.
La próxima parada es la suya. Rápidamente, baja del autobús evitando escuchar nuevos cuchicheos del grupo de las adolescentes.
Cuanto más se acerca a la casa de Andrea, se le forma un mayor nudo en la garganta. Va a dañar a la persona que más quiere. Con quien ha compartido sus últimas horas, las mejores que ha pasado en mucho tiempo.
La puerta del portal de la casa está abierta. Guille lo atraviesa y decide subir por las escaleras hasta el piso. Nota el latido de su corazón por todo su cuerpo, siente como le sudan las manos y su respiración se vuelve más fuerte y rápida. Cada peldaño que sube, su nudo de la garganta se hace más fuerte y le cuesta tragar.  Sabe que esta tarde será dura para ambos y, seguramente, acompañe a Andrea en sus lágrimas. No va a poder evitarlo.
Termina de subir el último tramo de escaleras, hasta su destino, con las piernas temblorosas. Camina hasta la puerta y respira hondo. Dispuesto a llamar al timbre de la casa, levanta el brazo y ve como la mano le tiembla como nunca antes lo había hecho. Por fin, pulsa el botón de timbre y suena una música de cascabeles que, aunque sea relajante el escucharla, a Guille solo le pone más nervioso. Ha llegado el momento. Se lo juega todo a una carta y sabe que tiene todas las de perder en esta partida.
La puerta se abre dejando a la vista a una jovencita de pelo rubio como el oro y baja estatura.
-¡Guille!- exclama ella sonriente. No sabe la que le viene encima.
El joven no la saluda, se deja caer sobre ella abrazándola realmente fuerte, intentando mantenerla siempre a su lado, junto a él. Pero no es posible, su madre ha hecho, con su malicia, que no lo sea. Que su relación con Andrea tenga un fin tan próximo que ya están viviendo en él.
-Perdóname- intenta hablar él. Nota como las lágrimas comienzan a caer pos su aniñado rostro. Al parecer, él ha sido el primero en derrumbarse. No va a evitar hacerlo- Andrea, perdóname, por favor.
-Guille, ¿qué es lo que pasa?- dice ella asustada- ¿Por qué lloras?
Ella se separa de ese abrazo y pasa sus dedos por las mejillas del joven, que no deja de sujetarla por la cintura.
-Me voy, Andrea.
Ella lo mira incrédula. ¿Qué quiere decir?
-Vamos, pasa y cuéntame qué te ocurre.
De la mano, entran en el salón comedor de la casa. Andrea nota como la mano de Guille oprime la suya, temblorosa.
Juntos se sientan en el sofá. Guille sigue sin soltar las manos de la muchacha.
-Me voy, Andrea- le vuelve a repetir el joven- Me voy a un internado de Galicia cuando terminen las vacaciones de Navidad.
Y rompe a llorar dejando a Andrea petrificada con los ojos mirando a la nada.
-Mi madre me lo ha dicho antes de venir aquí. Tenía que contártelo.
-Pero no, no puedes irte. ¿Por qué?
-Mi madre se ha enterado de lo nuestro, por culpa de Cristian. Ella entró a mi habitación y husmeó allí sin permiso, encontrando los papeles de la estrella que te regalé y unos mensajes nuestros de esa misma tarde. Buscó en mi lista de contactos el nombre de Cristian y le llamó para que nos buscase y nos hiciera unas fotos para afirmar si era cierto lo nuestro. Cristian nos encontró y le dio las pruebas a mi madre a cambio de dinero. A raíz de eso, mi madre localizó un internado en Galicia para enviarme allí… la solicitud fue aceptada. Y ha hecho todo esto para evitar que yo te vuelva a ver.
No ha sido capaz de mirar a los ojos azules de la joven cuando le ha relatado toda la historia.
-Te juro que si vuelvo a ver a Cristian se arrepentirá de la que ha hecho- dice Guille con voz firme. No se esperaba esta de aquel a quien le dijo amigo tantas veces. Marcos tenía razón, ha cambiado y ya no volverá a ser el mismo. Se ha cargado su amistad con Guille.
-No hagas nada, Guille- le dice Andrea con ojos vidriosos, está siendo fuerte, pero Guillermo sabe que no tardará en romper a llorar. La situación está pudiendo con ella aunque no quiera mostrarlo. –Tienes que irte a ese internado. Ya sabes que yo nunca le caí muy bien a tu madre y se deseo es mantenerte lejos de mi.
-¡Pero no es el mío, Andrea!
-¡Ni el mío! ¡Pero no podemos hacer nada!- grita ella y, esta vez, sin reprimir las lágrimas.
-No quiero perderte- le dice él volviendo a agarrar sus manos.
-Y no lo harás. Aún tenemos unos días hasta que te vayas- se le quiebra la voz al decir esa última palabra- aprovechémoslos al máximo, por favor. Solo te pido eso, Guille. No quiero pensar en el futuro que nos espera, quiero vivir cada segundo del presente contigo en estos días.
-Siempre los vivirás, no dejaré que te separes de mi, ¿entendido?

Andrea asiente y se acerca hasta la boca de Guille para besarle. Las pocas fuerzas que le quedan las gasta en ese beso salado por culpa de las lágrimas, pero no tan amargo como puede ser el último beso que se den antes de la marcha de Guille. Pero, como ha dicho ella, el presente solo dura unas milésimas de segundo y no piensan desperdiciarlas.


domingo, 22 de septiembre de 2013

Capítulo: 44

Capítulo: 44


Todas la mañanas, después de desayunar, Tamara, Dani y su madre preparan el árbol navideño en el día de Noche Buena. Es una tradición en su casa desde que Dani es muy pequeño. Hasta que nació Tamara, él era el encargado de colocar la estrella en lo más alto del árbol. Años más tarde, le cedió el puesto a su hermana pequeña.
-Ha llegado la hora de poner la estrella en el árbol, Tamara- le anuncia su madre.
-¡Bien!
Tamara corre hasta la caja dónde guardan los adornos y saca de ella una estrella dorada de cinco puntas.
Busca una silla para llegar a lo más alto del árbol pero, debido a su baja estatura, ni subida a una silla consigue alcanzar la cima. Dani se acerca a ella y la eleva hacia lo más alto y, con un simple gesto de muñeca, Tamara posa la estrella brillante sobre el tope del árbol navideño.
-Feliz Navidad, enana- le dice Dani dándole un beso en la mejilla a su hermana pequeña. Después, vuelve a dejarla sobre el suelo.
-Feliz Navidad, mamá- le dice mientras la abraza. Su madre ha vuelto a ser la de siempre y ese es el mejor regalo que Daniel podría recibir en Navidad.
Camina hacia su cuarto, dejando a su hermana y a su madre en el salón, contemplando el majestuoso árbol. Cierra la puerta de su habitación tras de sí. Inspira hondo. Huele a ella, a su perfume. Dani se acerca a su cama y se sienta en el borde. Vuelve la mirada hacia el colchón y observa como la silueta del cuerpo de Paula ha quedado grabada sobre el colchón. Con las yemas de los dedos, repasa el contorno de la figura. Recuerda imágenes de esa noche. Ella dormía, protegida bajo la mirada de Dani y el sonido del bolígrafo a acariciar el papel escribiendo las palabras que llegaban a la mente del joven.
Suspira y se levanta de la cama, colocándose las manos detrás de la nuca. ¿Qué es lo que le pasa? Todo lo que ve le recuerda a ella. Sus folios esparcidos por el escritorio, sus sábanas revueltas, su aroma impregnado por toda la habitación… Nunca antes había sentido nada parecido con ninguna otra chica. Paula había conseguido hacer que esas mariposas en el estómago volvieran cuando estaba cerca de él, pero también había logrado dejar un vacío en su interior cuando no estaba a su lado. La echaba de menos. Sola había pasado media hora de su marcha y ya necesitaba estar cerca de ella. No importaba si a dos centímetros o a dos metros, pero a su lado.
Desbloquea su móvil y observa que la última conexión de Whatsapp de Paula ha sido hace diez minutos. Tiene miedo de hablarle y molestarla. Entra en el perfil de Whatsapp de la muchacha y le da un golpecito a su foto de perfil. La foto aparece ocupando toda la pantalla de la BlackBerry de Dani. Está preciosa. En la imagen sale sentada sobre el suelo con las piernas cruzadas. Viste con un jersey blanco y unos vaqueros azules oscuros. Por el hombro derecho le cae una larga trenza castaña perfectamente peinada. En la imagen, Paula, ladea la cabeza hacia la izquierda y sonríe mostrando su blanca dentadura. Dani se pasaría todo el día contemplando su sonrisa. Verla sonreír le hace el chico más feliz de la Tierra.
No aguanta más. Vuelve a bloquear el móvil, dejando la foto de Paula congelada en la pantalla. Se dirige a su armario y agarra con fuerza su abrigo negro de invierno. La puerta del mueble se cierra sola emitiendo un fuerte estruendo.
-¡Mamá, voy a salir!- grita abriendo la puerta de la casa. Y, antes de que su madre diga nada, esta se cierra haciendo vibrar los espejos de la casa.
El ascensor está ocupado, así que Dani opta por bajar por las escaleras a toda velocidad, casi sin pisar los peldaños de mármol blanco.
Sale a la calle y mira su reloj. Quedan diez minutos para verla y, seguramente, Paula ya estará en su portal esperándole. Siempre es muy puntual a la hora de quedar juntos. Quiere sorprenderla, ella no se espera que Dani llegue antes de la hora prevista. Y puede conseguirlo. Debe darse prisa.
Sin pensárselo dos veces, echa a correr calle abajo. Las ganas de verlas son suficientes para recorrer media ciudad en su busca.
A toda prisa, llega a su calle y, son con doblar la esquina, consigue verla. Está de espaldas, hablando por teléfono. Nota como el corazón se le acelera y ese sentimiento de estrecharla en sus brazos aumenta. Puede que sea… ¿ansia? Tal vez. Pero el echar de menos muchas veces va acompañado de la mano del ansia y las ganas. Suspira y camina pegado a la pared. Sus pasos son sigilosos y no aparta la vista de Paula, que no deja de hablar por teléfono. Está a escasos metros de ella cuando se despega el Smartphone de la oreja. Dani acelera el paso y, antes de que ella se dé la vuelta, envuelve su cintura entre sus brazos haciendo que Paula se sobresalta y gire sobre sí misma. Un brillo especial aparece en sus ojos cuando contempla el rostro de Dani.
-Asombroso- le dice Paula sonriente- has llegado muy puntual.
Dani no responde, simplemente se dedica a atraerla más hacia él. Capturando sus labios de forma dulce aunque, a la vez, intensa. Paula responde al beso enredando sus dedos entre los cabellos de Dani. Le encanta que haga eso, el volver a sentir sus labios amoldado a los suyos, unidos como dos imanes de polos opuestos. Paula había soñado tanto con momentos así. Con el roce de sus labios como un tatuaje permanente sobre la piel. Esa sensación indescriptible que, solo él con sus besos, sus caricias, únicamente con el sonido de su respirar, le hace flotar. Volar lejos de la realidad.
Juntos se separan, ambos con la respiración agitada, entrecortada y los sentimientos a flor de piel.
-No aguantaba más en no verte.- le dice Dani recorriendo el cuello de Paula con los dedos- Creo que esta ha sido la mejor manera de decírtelo.
Paula se pierde en el calor que desprenden los dedos del chico sobre su cuello.
-Entonces, ¿me echabas de menos?
-No te puedes imaginar cuanto.
Paula le abraza, es lo mejor que le podía decir. Ella sabe que nada ni nadie consiguieron despertar ese sentimiento en el interior de Dani. Solo ella.
-Bueno, ¿a dónde me vas a llevar?- le pregunta ansioso mientras le coge de la mano.
-Ven, sígueme.
Desconcertado, Dani entra con Paula en el portal de la casa de la joven. ¿Qué hacen allí?
-¿Para qué…?- intenta preguntarle él hasta que Paula lo interrumpe.
-No hables, quiero que sea una sorpresa.
Entran en el ascensor hasta el último piso. Al salir, atraviesan un largo pasillo con puertas a ambos lados.
-Paula, ¿qué hacemos aquí?
Ella no responde y se limita a buscar en el techo blanco una trampilla del mismo color de este. Un escondrijo que tantas veces ha cruzado. La encuentra y, apoyándose sobre las puntas de sus pies, palpa la trampilla, buscando la anilla que, al estirar, abre el pasadizo.
-Espera aquí- le indica Paula a Daniel.
Ágilmente, sube las escaleras hasta que terminan los peldaños inestables de madera. El día está nublado así que, en lugar de abrir las cortinas que esconden a los pequeños ventanales, Paula enciende la luz procedente de una lámpara de araña de cristal. Todo está tal y como lo dejo la última vez.
Se aproxima a la salida de la trampilla y le pide a Dani que se tape los ojos mientras Paula le ayuda a subir. Una vez arriba, la joven cierra la trampilla y, rápidamente, se sitúa enfrente del chico y le agarra de ambas manos. Juntos, comienzan a andar hasta en centro de la sala. Él guidado por Paula.
Dani escucha el crujir de la madera bajo sus pies. ¿Qué lugar es este?
-Ya puedes abrirlos- la anuncia Paula en voz baja.
Daniel abre los ojos, acostumbrándose a la intensidad de la luz que ilumina la sala. Tiene que parpadear hasta conseguir ver con claridad. Cuando sus ojos se adaptan, Dani, observa como la sala está rodeada por estanterías abarrotadas de libros. Viejos y nuevos. Fantásticos y románticos. Infinidad de historias, guardadas entre libros, se encierran en ese pequeño desván.
-Vaya- dice Dani repleto de asombro. Tiene los ojos como platos y la boca entreabierta. Paula ha vuelto a sorprenderle.
-Este es mi lugar favorito de la ciudad. Aquí puedo adentrarme en miles de historias. Desde pequeña soy lo que he llegado a leer. Siempre he dicho que los libros son amigos que nunca perderás.
-Nunca dejarás de sorprenderme, ¿verdad?- le dice Dani sin apartar la vista de las estanterías.
Paula sonríe.
-Siempre pretendo hacerlo.
-Eres perfecta- le comenta mirándola por primera vez desde que abrió los ojos en ese pequeño lugar tan significativo para ella. Atrapa su rostro con las manos y le regala un beso tierno y dulce. Sus labios son cálidos y suaves, una tentación de besar para cualquier chico. Pero no es así. Sus besos, sus sonrisas, el latir de su corazón le pertenece. Paula es suya, su mayor y más preciado tesoro. Nadie se la arrebatará.
-Encontré este desván en el edificio hace un año. Estaba sucio y lúgubre, decidí convertirlo en lo que es ahora. Mi rincón favorito en el mundo. Un lugar que solo dos personas soben que existe.- le anuncia mirándole. Él es esa otra persona conocedora de su existencia, le reconforta saberlo- Todos mis libros están aquí. Siempre que estoy triste vengo aquí, leerme ayuda a desconectar, a soñar. Comencé a venir casi todos los días cuando- se le paraliza la voz- Inés murió.
Dani se coloca delante de ella, teme que se vuelva a derrumbar como ayer en la piscina.
-Eh- susurra- no pienses en eso ahora, por favor. Quiero verte sonreír y disfrutar de lo que estamos viviendo juntos.
Contempla como sus ojos color miel oscuro se vuelven vidriosos. No se hace a la idea de lo que le duele verla así.
-No me hagas esto, Paula.
-¿El qué?- susurra ella en un hilo de voz casi mudo.
-No me dejes verte así porque me mata- Dani le acaricia la mejilla con los nudillos, varias veces, de arriba abajo. Lentamente- Esos ojos no nacieron para estar llenos de lágrimas. Y esa sonrisa no nació para estar oculta detrás de un telón de tristeza y malos recuerdos. Porque le que viviste, no dejan de ser recuerdos. Necesito verte sonreír, princesa. Necesito verte feliz tanto como el respirar.
Paula le mira perpleja. Le hace tan bien tenerle cerca. Su mayor deseo es verla feliz y, Paula, se va a encargar de concedérselo. Parpadea varias veces para reprimir esas pequeñas lágrimas. Se ha terminado el llorar.
-Te quiero- le dice ella tomando sus labios en un nuevo beso.
Ahora, Dani debería responder con la misma frase u otra que contenga la misma cantidad de sentimientos. Pero no lo hace. Ella le gusta mucho, muchísimo, pero aun no sabe si ha llegado el momento de decir te quiero. Está confuso. Necesita tiempo. Largo o corto, no le importa. Cada segundo que pase reflexionará sobre esas dos palabras tan pequeñas que significan tanto.
-Ven, quiero enseñarte algo- le dice Paula cogiendo a Dani de la mano y llevándolo detrás de ella. Se acercan a una estantería de color caoba repleta de libros, como todas las demás.
-Aquí están todas mis sagas de libros favoritas. La saga de Harry Potter, la saga de Crepúsculo, todos los de Cazadores de sombras, los que ha escrito Blue Jeans hasta la fecha y los dos primero libros de la saga Divergente de Verónica Roth. Casi todos ellos mezclan la fantasía y el amor. Mis dos temáticas favoritas. Y, de cada uno de ellos, he aprendido algo.
-¿Qué cosas?
-Valentía, amistad, luchar por lo que quieres y quien quieres, perseguir tus sueños. Cazadores de sombras tiene muchos de estos aspectos en sus páginas.
Paula se eleva de puntilla y escoge uno de los libros. El primero de la saga de Cassandra Clare.
-Este es mi favorito.
-Por lo que veo no eres una mundana.
Paula lo mira atónita.
-¿Cómo sabes que el libro nombra esa palabra?
-Vi la película en internet hace un tiempo. La verdad sus críticas eran buenas y decidí verla. Me gustó mucho y quise leerme el libro pero, con los temas de mi padre en casa, no tuve tiempo de buscarlo.
Paula pasa su mano por la portada del libro mientras lo examina. Repasa las letras del título que sobresalen en un color brillante.
-Toma- le dice entregándole el libro- léetelo. Tómatelo como mi regalo de Navidad. Así, cuando me eches de menos, tendrás una parte de mí cerca de ti. Mi libro favorito.
Daniel lo acepta.
-No sé qué decir. No tengo nada para ti y, aunque tú digas que esto es un regalo, ten por seguro que pienso devolvértelo cuando lo termine. Ahora me obligas a tener que regalarte algo- ríe él.
-No hace falta que me compres nada.
-Bueno pero, tendrás algún sueño por Navidad, ¿no?
Paula asiente.
-Quédate conmigo.
Dani la mira con ternura.
-Siempre.

Y juntos, bajo el techo que les resguarda del frío diciembre, Dani y Paula se funden en un intenso beso que marcará el principio de un sentimiento tan fuerte que ni la mayor marea, ni el huracán más potente, podrá romper.








Hola! ^_^
Antes de nada...PERDÓN PERDÓN PERDÓOOOOOOON!! He tardado muchísimo en subir este capítulo, pero desde que comencé el curso ya tenía que estudiar :'(
Solo espero que os guste tanto como a mí escribirlo.
Un besazo pequeños <3

jueves, 12 de septiembre de 2013

News:)

Hola pequeños<3 Bueno, tengo varias noticias que daros. La primera es que la historia de Gracias por hacerme feliz está llegando a su final. Quedan seis capítulo para que esta historia termine :( Peeeeeeero...¡HABRÁ SEGUNDA PARTE! Aún no tengo el título de la segunda historia pero ya estoy pensado en muchas ideas para esta segunda historia:)
La mala noticia es que empiezo las clases el lunes 16 y me será un poco más complicado subir las capítulos, intentaré hacerlo lo mejor posible. 
La segunda parte no se publicará en este blog, sino en otro distinto al que podréis acceder desde este. Cada capítulo que suba de la segunda parte de esta novela aparecerá en un enlace que publicaré en una entrada en este blog. Es algo lioso, lo sé. Pero, cuando llegue el momento os lo explicaré mejor. Y si alguien quiere hacerse seguidor, deberá serlo en este blog en lugar de en el que se publique la segunda parte. Con que os hagáis seguidores en este es suficiente:)
Esta novela no va a ser una trilogía, solo tendrá dos partes. Pero, en el otro blog donde publicaré la segunda parte de esta novela, habrás muchas sorpresas:)
Cuando termine de escribir esta historia dividida en dos partes, me gustaría escribir un novela de fantasía y ciencia ficción. Aún falta mucho para que la escriba, así que no os preocupéis por eso ahora:)
Por otra parte, quería agradecer a todos los que comentáis y me seguís en este blog. Gracias a vuestros comentarios este blog sigue adelante y muchas veces me habéis ayudado en momentos en los que pensé dejar de escribir y abandonar mi sueño. Vosotros me ayudáis a esforzarme y a pensar que mi sueño puede hacerse realidad si me esfuerzo y supero todos los obstáculos del camino que esto conlleva con algún "no" por delante. ¡INFINITAS GRACIAS PEQUEÑOS!<3<3

miércoles, 11 de septiembre de 2013

Capítulo: 43

Capítulo: 43

Ha llegado con cinco minutos de adelanto, quiere estar ahí para ver llegar a Marcos. Aunque, Gloria siempre fue muy puntual, este encuentro lo requiere.
Se apoya contra la pared de la esquina de la calle y mete las manos en los bolsillos de su abrigo. Para ser el día de Noche Buena no hay mucha gente en las calles. Puede que influya que Gloria y Marcos han quedado a las diez y media de la mañana. Lo más probable es que la mayoría de la población duerma. Al contrario que Gloria. Ella casi no ha pegado ojo en toda la noche. No ha parado de darle vueltas a su cabeza gracias a su encuentro con Marcos. Ha de reconocer que está nerviosa, nunca antes ha quedado con nadie que ha conocido en una tarde y mucho menos por internet. “¿Y si es un hacker o algún tipo peligroso de esos que pasan su vida entre ordenadores?” piensa  Gloria. Más tarde analiza la pregunta que se ha hecho a sí misma. Por una parte le parece imposible, Marcos le ha parecido un chico de lo más normal. No cree que su mayor afición sea conocer a chicas adolescentes a través de internet. Pero, por otra parte, no dejará de estar nerviosa hasta que lo vea aparecer caminando por la acera en la que se encuentra. Mira su reloj de pulsera. Son las diez y media pasadas.
Dobla la esquina y la ve, apoyada en la pared y mirando su pequeño reloj. Seguro que piensa que es un impuntual. Si hubiera puesto su despertador a una hora concreta, ahora estaría en el lugar de Gloria.
Marcos acelera el paso y se va aproximando más a la muchacha. Se ha hecho un moño alto con forma de castaña sobre la cabeza, adornada con un pañuelo blanco atado encima de la cabeza. Un abrigo marrón canela le cubría hasta las rodillas, dejando al descubierto un vaquero claro y unos botines del mismo color que el abrigo. De forma de que se acerca a ella, distingue como una bufanda blanca rodea el cuello de Gloria, privándola del frío.
Mientras ayer hablaban por webcam memorizó su cara con éxito. De modo que ha sido fácil de reconocer.
Cada paso que avanza hacia ella comprueba que es mucho más baja que él, como mucho le llegará al hombro.
Cuando faltan menos de dos metros para cruzarse, Marcos carraspea para percatar a Gloria de su presencia. Esta, al escucharlo, se sobresalta y lo mira por el rabillo del ojo. ¡Es él! Gloria saca las manos de su bolsillo y se alisa el abrigo con ellas.
-Siento haberte asustado- se disculpa Marcos.
-No importa. Tenía la cabeza en otra parte- dice ella mirándolo por primera vez a los ojos.
-Soy Marcos- le dice ofreciendo estrechar su mano.
Ella la rechaza y acerca su mejilla al rostro del joven. Le da dos besos.
-Soy Gloria.
Ambos se miran. Marcos se fija en todas las facciones del rostro de Gloria. No se había percatado de que uno montón de pequeñas pecas se esparcen desde la nariz hacia las mejillas adornando sus rostro aniñado.
-Bueno, podemos quedarnos aquí hablando en la calle- dice Gloria-o ir a tomar algo mientras charlamos conociéndonos más. Siento mucho mi atrevimiento, ¡pero todavía no he desayunado!
Termina por llevarse las manos sobre la barriga, haciendo una pequeña mueca. La expresión de la joven hace reír a Marcos.
-Mejor vámonos de aquí- dice él recolocándose el gorro de lana que le protege la cabeza del frío- conozco un sitio al que podemos ir, no está lejos.
Ha pensado en el bar donde Hugo ayuda a su padre, el Rock and Blues. Está a diez minutos de allí.
Llegan a la calle Alfonso. Ninguno de los dos ha dicho nada por el camino. Marco está más tranquilo que Gloria, se le nota que está tensa. No deja de rascarse la nariz y recolocarse la bufanda que rodea su cuello.
-Te gustará el sitio, uno de los camareros y el hijo del dueño es amigo de mi hermana y conocido mío.
-¿Tienes una hermana?
-Sí, bueno hermanastra. Tuvimos nuestros problemas para aceptarnos en el pasado, pero ahora todo está arreglado entre nosotros.
Gloria le sonríe.
-Yo soy hija única, pero tengo a Lucas. Es mi primo pero le quiero como a un hermano mayor.
Marcos la mira. Lleva la nariz roja por el frío, lo que le hace aún más adorable.
Entran en una boca calle y llegan al Rock and Blues. Marcos le abre la puerta a Gloria y, seguido, entra él en el local. Dentro hace un calor agradable.
-¿Qué te apetece tomar? Te invito yo- dice Marcos. Gloria abre la boca para reprochar pero la vuelve a interrumpir- no insistas en pagar, lo voy a hacer yo y no se hable más.
Gloria hace una mueca de resignación y termina pidiendo un chocolate caliente.
Marcos se acerca a la barra y espera a que le atiendan. Comienza a dar golpecitos en la mesa con la yema de los dedos hasta que un joven de pelo rizado y oscuro y grandes ojos azules le toma nota.
-¡Marcos! ¡Qué sorpresa!- exclama Hugo en cuanto lo ve- Vaya, veo que tu familia tiene una adicción al bar de mi padre. ¿Qué te trae por aquí?
-He venido con una amiga a desayunar.- le comenta Marcos- Me alegro de verte Hugo. ¿Qué tal te fue ayer con mi hermana?
Hugo le mira pensativo. No debe ser él quien le cuente el desagradable encuentro que tuvieron con Cristian. Ese papel le corresponde a Raquel.
-Bien- se limita a decir- Raquel es encantadora. Digamos que tuvimos una cena muy poco común aquí.
-¿Poco común? ¿A qué te refieres?- le pregunta Marcos frunciendo el ceño, gesto que a Hugo le provoca risa.
-No te preocupes, Marcos. No hicimos nada malo si eso es lo que estás pensando. Únicamente que, dudo mucho que conozcas a alguien que haya cenado chuches. Terminamos de cenar y la acompañé a su casa.   
-¿Chuches?- dice Marcos sonriente. Es una idea muy original.
Hugo asiente y vuelve a tomarle nota a Marcos.
-Dos chocolates calientes, por favor- le dice entregándole el dinero de las consumiciones. Hugo abre la boca para soltar una reprimenda, pero Marcos se le adelanta- A mi no me puedes invitar a cenar. Cógelo.
Hugo acepta el dinero con resignación y comienza a preparar los dos chocolates calientes.
Marcos vuelve con Gloria y se siente en una silla que tiene enfrente la muchacha. Hugo no tarda en venir con las dos consumiciones y un pequeño platito con las vueltas. Marcos le deja una moneda de cincuenta céntimos de propina.
-¿Ese es el hijo del dueño?
-Sí- le dice Marcos bebiendo un sorbo de su chocolate. Está muy caliente y nota como le baja por la garganta- Es un buen chico.
Pasan los minutos y nadie habla. Un silencio incómodo se apodera de las dos jóvenes. Gloria tose varias veces, molesta por el humo de los cigarrillos de dos hombres de la mesa de atrás. Marcos se percata de lo que ocurre.
-Ven, siéntate en mi sitio. Te llegará menos humo- le dice mientras se levanta ofreciéndole su asiento.
Gloria sonríe.
-Gracias.
Una vez con los sitios cambiados, la chica recuerda su conversación de webcam con él de ayer. Le dijo que juntos encontrarían una solución para todo lo que él pasó.
-Marcos, te puedo parecer una entrometida y, probablemente lo sea pero, ¿qué fue eso que te pasó que ya no tiene solución?
El joven deja su taza sobre la mesa y suspira.
-Estoy enamorado de la que ha sido durante mucho tiempo mi mejor amiga, la cual ahora tengo que olvidar. Pensar en ella solo me hacía daño. Además, ella solo tenía ojos para otro chico que- se le entrecorta la voz- que…no le convenía. Ella tiene que darse cuenta sola.
-¿Y nunca antes le confesaste lo que sentías?
-Ella no lo quiso ver, no hasta el final- las lágrimas vuelven a querer salir, pero Marcos las reprime. No va desperdiciar más lágrimas por quien no las merece.- Pero no importa, me toca pasar página, conocer gente, vivir mi vida de una vez.
-¡Así se habla!- exclama ella- y seguro que conocer a alguien que te acompañe en ese camino tan largo llamado vida. Alguien que comparta sus más profundos secretos contigo, quien te sepa querer como nadie lo ha hecho. Por lo poco que te conozco, eres un gran chico, Marcos. Nunca tienes que olvidar eso.

Marcos la mira y ve que ha posado su mano sobre la del joven. Siente el calor que transmite su pequeña mano a la suya. ¿Cómo algo tan pequeño puede hacerte sentirte tan bien?






jueves, 5 de septiembre de 2013

La Autora(:



Huuuooolaaaaaas mis pequeños lectores! XD
Bueno gracias al blog de Be Happy(: se me ha ocurrido hacer esta entrada en la que voy a hablar sobre mi para que me conozcáis un poco mejor. Así que...aquí lo tenéis:

Me llamo María y tengo 15 años. Soy morena y tengo el pelo rizado y con flequillo recto, aunque siempre he querido tener el pelo liso. Y tengo los ojos marrones.



Soy una chica bastante tímida a la hora de conocer a gente nueva, pero una vez que los conozco, soy bastante alocada :P



                                                        Soy muy soñadora y enamoradiza.




Me encanta pasar tiempo con mis amigos y, cada vez que ellos tienen un problema, soy la primera en ayudarles.

Adora la música no podría vivir sin ella. ¿Mi estilo de música favorita? El pop y el rap :D


¿Qué si creo en el amor a primera vista? Sí, sin duda.


No sin mi libro favorito(:

Con la ilusión de poder estar en un Starbucks y ver uno de sus vasos.



Me encanta hacer fotos. Casi siempre hago fotos de todo lo que veo.


¿Mi lugar favorito? New York, como no XD

Adoro las películas de Crepúsculo.


Soy bastante sensible y odio que me hagan daño.



Odio a las personas falsas y prepotentes


Soy de esas personas que, si estoy con alguien, deseo que sea para siempre.


Además de encantarme las pelis de Crepúsculo, me encanta Harry Potter.


No soy mi tabla de skate


Me encanta lo dulce.


Y, bueno lo último quiero que veais como soy yo. Me considero una chica normal a la vez que distinta.
Esta soy yo:




Bueno y esto es un poco de lo que soy. Espero que os haya gustado. Muchos besitos:)):))




Contacta conmigo y conoceme un poquito más(:

Hola mis pequeños lectores(;
Espero que os haya gustado el último capítulo que he publicado. Estoy escribiendo el siguiente y espero no tardar mucho(: Aquí os dejo una entrada en primer lugar para dar las gracias a todos los que me seguís, este blog no saldría adelante sin todos vosotros. ¡Mil gracias por estar ahí y por opinar!
También hago esta entrada para dejaros como podéis contactar conmigo.

Mi correo es:
armengodmaria@gmail.com
Mi Twitter es:
@armen16_maria


Por otra parte me gustaría que me conocieseis un poco más, así que ahí va :P

Me encanta escribir, uno de mis sueños es llegar a ser escritora.




Me gusta mucho ir bien vestida :) y, si, odio los chandals :P



Mi frase favorita:
¡Buenos días, princesa! He soñado toda la noche contigo. Íbamos al cine y tú llevabas ese vestido rosa que me gusta tanto. Solo pienso en tí, princesa. ¡Pienso siempre en tí!



Mi película favorita de cuando era pequeña.


Saco muy buenas notas, no me puedo quejar jeje.


Mi primer amor jejeje XD


Mi famoso favorito (chico)



Mi ídolo desde siempre(:


Siempre intento buscar el lado bueno de todas las cosas. Según mis amigos, soy la mejor consejera del mundo.



Afiliados.

Huuoolaas mis pequeños lectores! Si queréis afiliaros conmigo, aquí os dejo la imagen. No he conseguido porner el enlace de la imagen, así que si os quereis afiliar conmigo podéis pedirme el enlace en un comentario que dejéia aquí. Siento mucho las molestias. Si te quieres afiliar conmigo dímelo y pondré tu blog en esta sección!

Premio!

Hola! Me han vuelto a dar otro premio! En este caso me lo ha otorgado Crispi ¡Mil millones de gracias a ti y a tu blog! :) La verdad es que todos los premio que me han dado por ahora me han ayudado a seguir adelante con la historia y a no desanimarme tanto. ¡Muchísimas gracias a todos!

Las normas del premio son:
* Se otorga el premio a un blog con menos de 200 seguidores
* Escribir un comentario en los 5 blogs nominados
* Contestar a las preguntas que nos haga la persona dueña del blog y formular 5 nuevas.


Ahora contestaré a las preguntas de Crispi:

1-¿Cuál es el último libro que has leído?
Divergente. 

2-¿Cuál es el último vídeo de Youtube que has visto? 
El videocilp de la canción Waiting de Jamie Campbell Bower.  

3-¿Cuál es tu deporta favorito?
Natación.

4-Cuenta un chiste.
Ay madre mia...si es que no se me ocurre ninguno y yo soy penosa para los chistes...:$

5-¿Qué harías si ganaras la lotería?
Viajar. Me encanta conocer lugares nuevos. Viajaría, si pudiera, por países de todo el mundo.

Ahora voy a nominar a los 5 blogs:


Y estas son mis preguntas:)

1-¿Cuál es la última película que has visto?
2-¿Cuál es tu pasatiempo favorito?
3-¿Cuándo empezaste con tu blog?
4-¿Qué es lo que más valoras en alguien que te gusta?
5-¿Cuál es tu mayor miedo?


¡¡Muchas gracias otra vez a Crispi!!







miércoles, 4 de septiembre de 2013

¡PREMIO!

¡PREEEEMIOOO!
Hola mis pequeños lectores:) Pues he vuelto y además con otro premio gracias al blog El todo de la nada (os recomiendo que os paséis y lo sigáis) :) ¡Muchas gracias!
Las normas de este premio son:
1.Nombrar a quien te ha otorgado el blog.
2.Respone las 11 preguntas de quien te ha otorgado el premio.
3.Nombrar a 11 blogs que según tu se merezcan este premio.
4.Hacer 11 preguntas a los blogs nominados
5.Avisar a los 11 blogs que han sido nominados.

Estas son las 11 preguntas:
1.¿cual es tu grupo de música favorito? 
Pues no sabría cual decir, escucho muchos grupos musicales y muchos cantantes solistas. Pero diré lo que más escucho: Ed Sheeran, Taylor Swift, Green Day, Lana del Rey y muchos otros:)
2.¿Sabes hacer esta operación matemática de cabeza? 9+17-3
El resultado es: 23
3.¿Mates o letras?
Se me dan bien las dos cosas, pero me decanto por mates, ya que en la carrera que quiero hacer son bastante importantes. Aunque quedan muchos años para mi paso por la Universidad :P
4.¿Que necesita un libro para que te guste?
Una buena historia que contar. 
5.¿Sarcasmo o ironía?
Sarcasmo.
6.¿Qué es lo primero que haces al entran en internet?
Entrar en Twitter y Blogger.
7.¿Playa o montaña?
Playa.
8.¿Carne o pescado?
Carne.
9.¿Qué tipo de música escuchas?
Lo que más rap y pop. Hay veces en las que escucho un poco de rock también.
10.¿Hacer fotografias o ser fotografiado?
Hacer fotografías.
11.¿Barça o Madrid?
No me gusta el fútbol, pero si tengo que elegir me quedo con el Barça.

Estas son mis 11 preguntas:
1.¿Cuál es tu mayor sueño?
2.¿Quién es tu ídolo?
3.¿A qué país te gustaría viajar?
4.¿Qué es lo que más odias en el mundo?
5.¿Nata o fresa?
6.¿Cuál ha sido el mejor libro que has leído?
7.Tu mayor miedo.
8.¿Qué tipo de música te gusta escuchar?
9.¿Cuál es tu película favorita?
10.¿Practicas algún deporte?
11.¿Por qué te hiciste un blog?


Y los blogs a los que he nominado son:

                                                                 Un Verano para recordar.
The hope girl
Delirios del pensamiento.
Soñadora sin fronteras.
Be happy:)
Quince de otoño.
One direction: Happy Holidays.
Deja que las llamas comiencen.
Buenos días, princesa.
La esencia. 
Canción muerta.


¡Un saludo a todos! :))