Google+ Followers

Seguidores

miércoles, 4 de septiembre de 2013

Capítulo: 42

Capítulo: 42


Los rayos de la luz del sol ya tienen intención de despertar a Paula. Entreabre un poco los ojos  pero, rápidamente, vuelve a cerrarlos acurrucándose bajo el edredón. Paula respira hondo. El aroma a café embarga toda la habitación. De pronto, siente la presencia de alguien dentro de la habitación, muy cerca de ella. Obligada, se da la vuelta e intenta abrir los ojos. Le cuesta, pero consigue ver a una niña pequeña con la cara tan cerca de la suya que casi consigue escuchar su respiración. Tamara.
-¡Buenos días!- grita la pequeña.
-Hola, ¿qué haces aquí?- pregunta Paula desorientada.
-¿Has dormido con mi hermano?
-¿Tu hermano?
Paula abre los ojos de golpe y observa que no está en su dormitorio. Las paredes rojas, los folios esparcidos por la mesa y los posters llenos de frases de grandes personas que han marcado en la historia, le descifran que está en la habitación de Dani.
Paula se lleva la mano a la frente y se muerde el labio inferior. Ahora lo recuerda. Debió quedarse dormida después de la sesión de besos con Daniel. Él no querría despertarla y la dejo en su cama toda la noche.
-¡Tamara!- grita alguien desde la puerta del dormitorio. La niña sale corriendo al ver a Dani que cierra la puerta tras su marcha. Lleva unos vaqueros negros y una sudadera gris con las coderas en color azul. Sonríe al verla.
-Buenos días preciosa- le susurra mientras le regala su beso de buenos días.
-Hola- dice ella aun molesta por la luz que entra por la ventana del cuarto. En un instante abre los ojos y grita- ¡Mi madre!
-¿Qué?
-¡Mi madre!- dice levantándose de la cama- ¡Ella no tiene ni idea de que estoy aquí! Dios mío, ¡me la voy a cargar!
Dani se sienta sobre su cama y no puede evitar reírse.
-¿Se puede saber de qué te estás riendo ahora?- dice ella cruzando los brazos.
-Ayer por la noche me encargué de llamar de propio a tu madre. Le dije que estabas conmigo y que estabas bien. Que no se preocupara de nada.
Paula respira aliviada. Si Dani no llega a avisar a su madre, estaría castigada de perpetuidad.
-Gracias por avisarla- dice ella más calmada.
-Te quedaste dormida muy pronto y no quería despertarte- dice apartándole un mechó de la cara.
Paula agarra su cuello de la sudadera y la atrae hacia ella para besarle. Se ha tomado muchas molestias en hacerlo pero, le ha demostrado que le importa.
-Y, ¿qué hiciste mientras yo dormía?
-No tenía sueño, así que decidí escribir un poco mientras te veía dormir. Se ha convertido en mi pasatiempo favorito- le dice mientras acaricia sus labios con la yema de los dedos. Le encanta mirarla. Podría pasarse todo el día observándola, besándola, acariciando cada trocito de su piel. Es perfecta para él, ahora lo sabe.
-¿Puedo leer lo que has escrito?
-¿De verdad quieres?- pregunta él entusiasmado.
-¡Claro! Ayer me quedé con ganas de más, solo pude leer unas cuantas líneas.
Dani sonríe y le acerca un nuevo folio. Es a la primera persona que le enseña esos papeles llenos de las ideas que fluían en la cabeza de Dani. Su sueño es que, algún día, esas ideas estén encuadernadas y expuestas en las librerías. Desde pequeño quiso ser escritor.
Paula sujeta el folio con ambas manos mientas Dani la abraza por detrás. Comienza a leer


Duele. Sientes como el corazón se te desquebraja por dentro. Como cada lágrima suya es como un puñal para ti. Duele. Sabes que tú no eres el culpable de sus lágrimas, alguien ajeno las provoca. Eso te enfada, te enfada que la sonrisa que caracteriza a la persona que más te importa en este mundo se borre de su rostro. Duele. Duele que te niegue que no le ocurre nada, que está bien. No es cierto, sus lágrimas la delatan. Duele. Duele que tus abrazos no la calmen, que tus besos no le quiten el miedo… Duele, pero no piensas dejarla caer.

Paula aparte el papel de su vista y lo deposita sobre la mesa. Se refiere a ella. Le duele verla llorar como pasó ayer en la piscina del polideportivo. Paula nota como se le forma un nudo en la garganta. Sabe que ha llegado la hora de contarle a Dani lo que pasó hace un año. Lo que le quita el sueño por las noches. No quiere que haya secretos entre ellos.
Paula traga saliva y se da la vuelta para mirarle a los ojos.
Dani el acaricia la mejilla con la punta de los dedos hasta llegar a la clavícula. Paula cierra los ojos y suspira.
-El verano pasado mi mejor amiga murió en una piscina- le cuenta Paula con la voz entrecortada- Dos chicos comenzaron a insultar a Inés, le decían que era una cobarde, que no se atrevía a saltar desde el trampolín más alto. Ella era muy orgullosa y saltó, ni siquiera mis gritos la pararon. Fue un salto con una mala caída. Ella se…rompió el cuello al caer. Su cabeza colisionó contra el suelo. Cuando la sacaron del agua ya era demasiado tarde. Desde entonces, no volví a pisar una piscina hasta ayer. Donde todos los recuerdos pasaron lentamente por mi cabeza.
Paula hace una pausa para coger aire. Dani escucha muy atento, pero no se puede hacer a la idea de lo que le está costando a Paula confesarle todo. 
-Tuve que cambiarme de colegio, todo me recordaba a Inés. Y, entonces, fue cuando conocí a Andrea. No le conté nada sobre Inés, pero poco a poco fue convirtiéndose en una muy buena amiga para mí. A raíz de ella os conocí a todos los demás. Pero nunca podré olvidar a Inés.
Paula desvía la mirada y parpadea varias veces, intentando reprimir las lágrimas.
-Nadie te pide que la olvides, es más, no deberías hacerlo. Ella fue tu mejor amiga y siempre tendrás memoria de eso.- le dice Dani obligándola a sentarse a su lado en la cama- Pero, ¿por qué no nos lo has contado a todos antes?
-No quería que me tratarais o que me vierais con pena. Quería que me aceptarais tal y como soy, no por mi pasado.
Dani llena el cuerpo de Paula hacia él y la abraza con fuerza. Ahora ya lo sabe, sabe el mayor secreto de Paula. Y, aunque comparte el dolor de la chica, por otra parte se siente bien. Se lo ha contado y eso es que confía en él. Sabe que no se lo dirá a nadie. Ni siquiera a ninguno de sus amigos.
-Espero que ya no pienses eso- dice él mientras siente el latido del corazón de su novia en su pecho- Sabes que te respetamos tal y como eres, sin tener en cuenta nada más. Eres increíble, Paula y nunca me cansaré de repetírtelo. Hacía mucha falta una persona como tú en el grupo. Todos te debemos mucho.
-No es cierto.
-Sí, sí que lo es. Siempre nos ha ayudado en todo, por lo menos a mí. Siempre te he tenido ahí en todo momento. Si tenía algún problema con cualquiera de las chicas con las que he salido, tú eras la primera en ayudarme. Y yo me he comportado como un capullo contigo, te he hecho llorar tantas veces que…
Paula acerca sus labios a los de Dani y cesa sus palabras con un beso.
-Lo importante ahora es que estamos juntos y que ya no habrá más secretos entre nosotros.
Dani asiente y le regala un nuevo beso. Nunca se cansará de probar sus labios. La sensación que siente al acercarse a ella nunca antes la había experimentado con ninguna otra chica. Hacía mucho tiempo que no sentía esas mariposas en el estómago al estar cerca de una persona. Hay momentos en los que ha llegado a sentir miedo al besarla. Parece tan frágil que solo con rozarla tiene pánico de hacerle daño.
Termina el beso y Paula se levanta hacia el escritorio y coge de nuevo el folio que antes ha leído.
-¿Desde cuándo te gusta escribir?
-Lo hago desde los doce años, pero nunca le he enseñado a nadie lo que escribía. No soy bueno.
-¿Bromeas?- exclama ella- A mi me encanta leer y muy pocas veces algún escrito me encandila tanto como el tuyo.
-Eso lo dices porque me quieres- dice Dani riendo.
-No, lo digo porque es verdad.
Paula se queda pensativa. Dani sabe que a ella le gustaba leer, pero no sabe que estaría entre las viejas páginas de los libros durante horas. Si no puede haber secretos entre ellos, es hora de enseñarle al chico su lugar favorito de la ciudad, donde guarda sus mayores tesoros.
-¿Puedes quedar para vernos en una hora?- pregunta ella pasándose las manos por el pelo.
-Sí, claro. ¿Qué…?
-¡No hagas preguntas!- exclama ella- es una sorpresa. Ya que no va a haber más secretos entre nosotros, tengo que enseñarte algo muy importante para mí.
Paula se despide dándole un beso cortito en los labios, dos, sonría, tres. Ella tampoco se cansará nunca de besarle.
-Nos vemos en una hora en el portal de mi casa, ¿vale?
-Perfecto.

Ella le manda un beso que se lo tira al aire y sale de la habitación. Desde allí, Dani puede escuchar cómo se despide de Tamara y de su madre. Tiene el impulso de correr tras ella y sentirla de nuevo porque se ha dado cuenta de que, si no está Paula junto a él, siente como un vacío dentro. Un vacío que, como tantas otras cosas que ella le hace sentir, nunca había experimentado. 







10 comentarios:

  1. Jo, María, me encanta la pareja que hacen Dani y Paula, y el escrito de él ha sido precioso :)
    ¡Quiero leer más! ¡Un beso muy muy muuuy grande! <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola:)
      Jeje Paula y Dani son muy monos *_* jejeje
      Intentaré publicar pronto:)
      Un besazo enorme!

      Eliminar
  2. JOOOO no quería que se acabara el capítulo.
    Dani es todo un poeta y todo un buenazo con Paula
    Ya era hora de que las cosas le fueran bien!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola:)
      Jeje no te preocupes, habrá más Dani y Paula.
      Jejeje es un amor con ella *_*
      Un besazo!

      Eliminar
  3. ¡Siento no haber escrito antes! Pero estaba que no estaba
    Dani es una auténtica monada aaw <3
    Me encanta como escribes.
    Sube pronto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola:)
      Jeje no pasa nada:) lo importante es que te has podido pasar:)
      Es un encanto *_*
      Muchas gracias preciosa!
      Un besazo:)

      Eliminar
  4. Heeey!
    (ya leí todos los capítulos que me faltaban jajaja)
    ¡Pero que monos que son Paula y Dani joder! Y eso de que Dani quiera ser escritor, lo hace aún más adorable. :33
    Creo que lo fundamental en una pareja es la confianza, está bien que Paula esté confesándole algunos de sus secretos a Dani.
    En fin,
    ¡besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola hola:)
      Jajaja espero que te hayan gustado Mery<3
      Si <3<3 me encantan los dos. Y cuando pensé en el sueño de ser escritor de Dani pensé, ahora ya es perfecto ajajaja.
      Coincido contigo en eso. NO puede haber secretos ni mentiras en una relación.
      Un besazo!

      Eliminar
  5. Esto me hace querer tener novio .-.
    Meh, Patch Cipriano es mejor que cualquier chico XD
    Excelente cap. Como siempre.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja y a mi créeme:(
      Te gusta Patch??!!?? AAAHHH!! Ya me has matado...AMO A ESE CHICO!!<3<3<3
      Un beso!!

      Eliminar