Google+ Followers

Seguidores

viernes, 30 de agosto de 2013

Capítulo: 41

                      Capítulo: 41

-¡Oh, vamos!- exclama Cristian observando la cara asustada de la joven- No me mires así, Raquel. Los dos sabemos muy cuanto tiempo llevabas desando que te besara así, ¿no?
Cristian intenta atraerla más hacia él, pero Raquel comienza a dar pequeños pasitos hacia atrás, intentando alejarse de él al máximo posible. Ya no es él mismo, sus ojos ya no le transmiten seguridad. Ahora son fríos como dos témpanos de hielo.
-¿O me vas a negar que no sientes nada por mi?- le dice atrapando su cintura con ambas manos. Se aferran tanto a su cuerpo que incluso le duele. Ella intenta zafarse pero Cristian en mucho más fuerte. Se acerca al cuello de Raquel y lo besa. Al sentir sus labios rozando su piel, Raquel ahoga un grito mientras una lágrima se le escapa corriendo por su mejilla. Quiere gritar, pero tiene una opresión en el pecho que le impide hacerlo. El antiguo Cristian no actuaría así con ella, ni con ninguna otra chica. Este no es el chico del que se enamoró.
Del cuello pasa a los labios. Sin delicadeza, la besa. Entre beso y beso, Cristian dice algo entre dientes que Raquel no puede entender. Está demasiado aturdida como para escuchar nada. 
Escucha unas rápidas pisadas a lo lejos, alguien corre hacia ellos y separa a Cristian del cuerpo de Raquel. Es Hugo.
-Lárgate de aquí, Hugo. Esto no es asunto tuyo- le amenaza Cristian.
-¿Por qué no te vas con tus nuevos amiguitos?
-No te metas donde no te llaman, Hugo. ¡No tienes idea de nada!- grita empujándole.
Ambos se enzarzan en una pelea que termina por los suelos. Los golpes de Cristian no son tan fuertes como los de Hugo, seguramente sea por los efectos del alcohol.
Raquel está sentada sobre la acera. Nota como le tiembla todo el cuerpo. Nunca pensó que algo así podría llegar a pasarle, y mucho menos de parte de Cristian, aquella persona por la hubiera dado todo. Y él, en pocos minutos, le ha quitado hasta el habla.
Hugo clava una rodilla en el estómago de Cristian y le propicia un puñetazo en la mandíbula. Segundos más tarde, le levanta agarrando a Cristian de su sudadera.
-No vuelvas a tocarla- le grita entre dientes. Y le suelta de forma que, Cristian, se golpea la cabeza contra el asfalto del paso de cebra. Está tan débil que ni siquiera hace un amago de levantarse.
Hugo vuelve su mirada a Raquel que no deja de temblar. Corre hacia ella y le ayuda a levantarse agarrándole de los brazos. Cuando está de pie y se da cuenta de quien la sostiene ahora es Hugo no duda en abrazarle. Raquel esconde su cabeza entre su cuello y llora. Llora como nunca antes lo había hecho. Se siente una estúpida y no deja de repetírselo mientras llora. Hugo intenta calmarla pasando su mano por el largo cabello de Raquel.
-Ya está, ya está- la calma- todo ha pasado. Estoy aquí, contigo, y no dejaré que te haga daño otra vez, ¿vale? Nadie volverá a hacerte sentirte así.
Levanta la cabeza de su hombro y le mira. Tiene los ojos rojos e hinchados y las lágrimas surcan su rostro arrastrando con ellas su maquillaje. Traga saliva antes de intentar hablar:
-¿Por qué me ha hecho esto? Él no era así- dice limpiándose las mejillas, pero no sirve de nada- ¿Por qué me he tenido que enamorar de alguien así?
Vuelve a llorar pero, esta vez, deja que Hugo la vea hacerlo.
-Raquel, mírame.- le dice- Tú no tienes la culpa de nada. Te enamoraste de alguien que te hizo creer que era una persona completamente distinta. Ahora toca olvidar.
-No creo que puede hacerlo, yo…
-¡Claro que puedes!- exclama él sujetando sus manos- Yo te voy a ayudar.
Raquel lo mira con los ojos vidriosos. Hugo es bueno en comparación con muchos otros. Le ha ayudado y sabe que va a convertirse en un buen amigo para ella.
-Y ahora- le dice el chico sonriendo- vámonos de aquí, tenemos una cena esperándonos.
-Sí- dice ella con un hilo de voz. Lleva su mirada al paso de cebra y observa que Cristian ha desaparecido.
Juntos comienzan a caminar por las frías calles de la ciudad. Hugo pasa un brazo por encima de los hombros de Raquel, la cual tiene la cabeza llena de preguntas y sabe que Hugo tiene la respuesta a muchas de ellas.
-¿Cómo sabía que estaba aquí?- le pregunta ella.
-Vi que tardabas mucho y, que no te sienta mal pero, decidí irme camino de mi casa y te vi. Supuse que estabas en cierto peligro porque…
-¿Por qué?
Hugo resopla.
-Es una historia muy larga, Raquel. Además creo que no soy la persona idónea para contártela.
-Si hay alguien que puede contármela eres tú. Sé que sabes algo sobre Cristian, algo que me ayudará a encajar todas las piezas del rompecabezas. Así que, por favor, cuéntame qué es lo que está pasando.
Vuelve a resoplar, aunque esta vez con más fuerza. Sabe que tiene razón.
-Está bien- comienza a relatarle- Hugo lleva viéndose con Oriana desde hace un tiempo. Ella comenzó a juntarse con mala gente y arrastró a Cristian con ella. Todas las tardes, al salir del instituto, se iba con ella a “olvidar” como ellos dicen.
-¿Qué es eso de olvidar?
-Se drogan. Usaban a la droga y sus efectos para olvidar el pasado. Un pasado que siempre les perseguirá quieran o no. Un pasado que tienes que ver con uno de tus amigos. Con Paula.
-¿Paula? ¿Qué tiene que ver ella en todo esto?
Hugo coge aire y se coloca delante de Raquel. Ha llegado la hora de contar toda la verdad.
-Si le preguntas a Paula, le sonarán los nombres de Arón y Silvia.
-¿Quiénes son? Hugo, no entiendo nada.
-Arón y Silvia son los responsables de la muerte de la amiga de Paula, Inés. Y, al ver lo que habían hecho y los acontecimientos que trajo la desgracia, se cambiaron los nombres por Cristian y Oriana.
Raquel clava su mirada en los ojos de Hugo se tapa la boca con su mano temblorosa. Cristian no existe. Y, sea quien sea su otra identidad, es uno de los culpables de la muerte de Inés. La idea de haber estado enamorada de un asesino aterra a Raquel. Todo ha sido culpa suya, sus lágrimas, la muerte de Inés, su pelea con Verónica… Seguirían siendo amigas si no fuera por la culpa de ese impresentable. Se le revuelve el estómago solo de pensarlo.
-Y, ¿cómo es que Paula no reconoce a Cristian?- pregunta Raquel confusa.
-No estoy seguro de eso, pero intuyo que, cuando Cristian se enteró de que Paula iba a entrar en su nuevo grupo de amigos fue corriendo a decírselo a Oriana y cambiaron se aspecto y de nombres. Típico de cobardes…
-No puede creerlo. He estado pillada por una especie de asesino. He dejado de hablar con mi mejor amiga por él- cuenta Raquel gesticulando con las manos. Termina por llevárselas a la cabeza, desesperada.
-Eh, eh- le dice Hugo capturando sus manos- no tienes la culpa de nada, no elegimos de quien nos enamoramos. Es algo que nadie puede controlar. Nadie manda sobre el corazón y los sentimientos. Ahora, como ya te he dicho, toca olvidar y reconciliarte con tu amiga. La amistad es el tesoro más valioso.
Tiene razón. Un día se prometieron que nada ni nadie las separaría. Rompieron esa promesa. Y las promesas son pactos irrompibles. Deben arreglar las cosas.
-Y ahora, ¿cenamos?- pregunta él cogiendo a Raquel del brazo.
Ella asiente y caminan en silencio hasta que llegan al Rock and Blues. Hugo saca las llaves y abre la puerta del local. Deja pasar a Raquel y enciende las luces. Todas las mesas tienen las sillas encima, exceptuando a la mesa del centro. Está llena de platos con… ¿chuches?
-Desde aquí parecen chuces- dice Raquel forzando la vista. Hugo suelta una carcajada.
-Lo son.- dice mientras la acompaña a la mesa- Un cena de verdad hubiera sido demasiado formal, ¿no crees? Y lo habitual termina siendo aburrido. Así que pensé en hacer algo distinto y compré las gominolas. Tienes pizza, hamburguesas, pescado… Al fin y al cabo, es comida ¿no?
-¡Me encanta!- exclama ella comiéndose un tiburón de gominola.
Comienzan comiendo, charlando, compartiendo miradas… Es una noche única. Hasta que solo queda un regaliz rojo sobre uno de los platos. Ambos se miran y se lanzan a cogerlo. Raquel es más rápida y le hace una risa de burla a su contrincante.
-Que conste que te he dejado ganar- le dice él- pero, ¿podrías darme la mitad?
Termina poniendo ojitos, aunque Raquel no cae en su trampa. Y se termina comiendo el regaliz de una sola vez.
-¡Ups!
Hugo se levanta de la silla tan rápido que Raquel no consigue reaccionar y termina en el suelo, desbocada de la risa por culpa de las cosquillas de Hugo.
-¡Lo siento, lo siento!- grita ella a carcajadas- ¡Para, por favor!
Hugo se detiene.
-Está bien- dice mirando al equipo de música del bar- pero solo si me permites un baile.
-Será un placer.
Hugo ayuda a levantarla y se acerca al equipo y pulsa el play. Suena una canción lenta que Raquel reconoce al instante. Es thousand years de Christina Perry.
-Adoro esta canción- dice ella mientras Hugo la agarra de la cintura y ella rodea el cuello del chico con sus manos.
Hugo la mira, está preciosa esta noche. No ha dejado de mirarla desde que la encontró tirada en aquella acera. La vio tan pequeña que tenía miedo de dañarla él mismo. Cristian le ha hecho mucho daño y, ahora, cualquier persona que se acerque a ella para hacerla sufrir le pagará caro.
Un mechón de pelo cae por su rostro, pero Hugo se encarga de recogérselo detrás de la oreja.
-Tienes mejor cara- le dice él en voz baja.
-Gracias a ti. Eres un buen amigo, Hugo.

-Te mereces ser feliz, Raquel. Y quiero que sepas que, mientras yo sea tu amigo, nadie más volverá a borrarte esa sonrisa de la cara.






Hola pequeños^^ ¿Qué tal va todo? Me ha costado escribir este capítulo porque puede que sea uno de los más importantes. ¡Espero que os guste! Os dejo la canción que Hugo y Raquel bailan en el Rock and Blues. Un besazo enorme! 
PD: Fui a ver al cine Cazadores de Somras: la ciudad de hueso!!!!! Me encantó os la recomiento y Jace...*_* Aquí os lo dejo. (Me ha enamorado *_*) 

¡¡Mi rubio natural!!



10 comentarios:

  1. Increíble, Cristian es un capullo, Raquel no se merece eso, menos mal que está ahí Hugo, es adorable, en serio, me ha gustado mucho la actitud que ha tenido con ella y, ¡lo de las chuches! jajaja
    ¡Un beso muy muy muuy grande! <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola guapa!
      Se ha convertido en un capullo integral si, para que vamos a mentir. Hugo aprecia mucho a Raquel y se ira observando jejeje ñ.ñ
      Un besazo enorme^^

      Eliminar
  2. Madre mía…¡Cristian! Jo,y pensar que a mí me encantaba…En fin la gente cambia y ahora es un capullo,indeseable…
    ¡HUGO! Yo quiero a uno así es muy muy mono :3
    Espero que después de esto Verónica y Raquel se hagan amigas de una vez.
    Me ha encantado,sube pronto.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola:)
      Cristian ha cambiado mucho, ha parecer alguie que no era ¿no?
      Jajaja Hugo es unico jajaja :D
      Todo se ira viendo en los siguientes capitulos jajaja.
      ¡Gracias cielo!
      Un besazo!

      Eliminar
  3. Me he leido todos los capítulos de un tirón.
    ¡Me encanta!
    Sinceramente es una pena que Cristian se eche a perder así mismo de ese modo…en fin,ya se cansará de tanta estupidez y falsedad.¿Hugo? Hugo es una monada
    Espero que Raquel y Hugo estén juntos,pronto y que esas dos bobas hagan las paces.
    Por cierto he empezado un blog ¿Te pasas?
    http://halliwellyelnuevomudno.blogspot.com/
    Si no te gusta nada eh
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! :)
      Jo, muchas gracias por pasarte, comentar y seguirme:) ^^
      Siento mucho que el comentario sea tan corto, pero estoy escribiendo el siguiente capítulo y haciendo varias cosas a la vez. Y dicen que el verano es para descansar...jejeje
      Ahora mismo me paso, seguro que me encanta:)
      Un besazo cielo<3

      Eliminar
  4. Heeey!
    Entre el capítulo anterior y este CADA VEZ ODIO MÁS Y MÁS AL CAPULLO MUNDANO DE CRISTIAN aggggg Lo hacía pedacitos con mi cuchillo serafín...
    Hugo es adorable, espero que esa amistad entre él y Raquel acabe en algo más que amigos jijiji (mi retraso no es normal...)
    AAWWWWWWW JACE ES TAN JACE *.* Yo también estoy enamorada del arrogante, ingenioso, idiota y sarcástico de Jace (él sabe que se lo digo con cariño).
    ¡Besoos! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Holaaa:)
      JAJAJAJAJA Vaya mundano asqueroso que he creado ¿eh? jajajajaja Recibirá su merecido (ojalá fuese con tu cuchillo serafín) *_*
      Hugo es toooooooodo amor<3 jajajajaja
      JACEEEEEEE <3<3<3<3<3<3<3<3<3 lo adoro*_* Es tan ASDFGHJK!!
      Un beso enorme!

      Eliminar
  5. OH DIOS♥
    Pero que precioso que es hugo *-*
    Me encanto.
    Besos.

    ResponderEliminar