Google+ Followers

Seguidores

domingo, 28 de julio de 2013

Capítulo: 35

Capítulo: 35


Es la tercera vez que termina de ver el mismo vídeo en el que la chica del blog baila una de las canciones favoritas de Marcos. Es increíble la manera de la que baila. Utiliza el baile para expresar todo lo que siente, al igual que Marcos hace con las canciones. No se le dan muy bien las palabras, esta misma mañana sus amigos lo han podido comprobar. Verónica lo ha podido comprobar… “¡Para, Marcos! ¡No pienses más es ella! Eso solo te va a hacer daño, y lo sabes” le dice una voz dentro de su cabeza.
Se frota los ojos y vuelve a centrarse en el blog de la bailarina. ¿Quién será? A Marcos le pica la curiosidad. Sabe que vive en Zaragoza, lo pone en el encabezado del blog. Pero le gustaría saber más sobre ella. Desliza el dedo índice sobre el ratón táctil del ordenador de forma que llega al final de la página y encuentra una pequeña pestaña de color violeta en la que aparece escrita la palabra perfil. Marcos clica sobre ella. No tarda en aparecer una página en la que aparece una foto de una chica morena, sonriente y cuyo nombre es Gloria, la chica bailarina. Comienza a leer su perfil; odia los días de lluvia, cumple los años en noviembre, le encanta la música de Ed Sheeran y Demi Lovato y bailar es lo mejor forma de expresarse que tiene. Es un poco tímida y le cuesta mostrar sus emociones, el baile le facilita hacerlo.
Marcos termina de leer la presentación de la chica y observa que al final del texto, la chica ofrece su Tuenti y correo electrónico para que sus seguidores quieran contactar con ella. A Marcos le apetece conocerla un poco más, ambos tiene muchas cosas en común. Además, si consigue contactar con ella desconectará del mundo y los problemas que su vida conlleva. Clica en el enlace a su cuenta de Tuenti y le manda una petición:

¡Hola, Gloria! Verás no me conoces de nada, pero he encontrado tu blog y tenemos muchas cosas en común. Tu usas el baile para expresarte, y yo los acordes de mi guitarra. Puede sonar un poco precipitado, pero me he quedado con ganas de saber más cosas sobre ti. Y, no está de más decirte que tu blog me ha impresionado.
Un saludo desde una habitación llena de sentimientos rotos de Zaragoza.

Enviar petición. Marcos se tumba en su cama apoyando su cabeza en el cabecero de madera. Ahora solo falta que conteste. ¡Qué casualidad que ambos pertenezcan a la misma ciudad! Y a la vez también es una suerte porque, aunque sea muy precipitado, si se conocieran más a fondo serían buenos amigos. Comparten muchas cosas en sus personalidades.
Un pitido procedente de su portátil le avisa de que alguien le está hablado por el chat de la red social. No puede ser… ¡Es Gloria!
-¡Hola, zaragozano!- le saluda ella acompañando la frase con una carita sonriente.
-¡Hola, Gloria! ¡Qué bien que hayas aceptado mi petición!
-La intriga de conocerte ha podido conmigo.
Justamente como a él. Ya tienen algo en común.
-He entrado en tu blog y me ha encantado tu forma de bailar, transmites mucho.
-¡Muchas gracias!- exclama ella- Utilizo el baile con el fin de expresarme, las palabras no son mi punto fuerte.
-Créeme, el mío tampoco…
Le viene a la mente la charla con Verónica de esta mañana y sus decisiones tomadas respecto a su relación con ella. Lo mejor es dejarla ir de su mente y, para conseguirlo, debe alejarse de ella durante una temporada.
-Por cierto, ¿cómo te llamas? Es que en tu nombre de Tuenti no lo dices.
En principio lo puso, pero gente del instituto comenzó a seguirle, gente que le daba muy mala espina. Decidió abrirse otra cuenta con un nombre falso, una cuenta en la que solo tiene de amigos a quienes lo son de verdad. Y sí, Cristian estaba fuera de ese grupo.
-Me presentaré. Me llamo Marcos, tengo quince años y no soy más que otro simple chico que busca su sitito. Adoro a música, la buena música. No estas canciones de ahora que no son más que ruido. Y, tú bailas para expresarte, yo compongo y canto. No me separo de mi guitarra.
-Vaya…eso sí que es una presentación- comenta ella adornando la frase con un icono dando un aplauso.- Encantada de conocerte, Marcos. Como ya sabes me llamo Gloria, tengo quince años y adoro bailar con la buena música. Odio el reggaetón. Durante las Navidades vivo con mi tía y mi primo, Lucas, ya que mis padres se pasan todas las vacaciones trabajando en el extranjero. Y, aparte de bailar, me encanta el cine. En los días de lluvia, los cuales odio, me quedo en casa viendo mi película favorita con un buen paquete de palomitas.
-Pues tu presentación no se queda muy atrás. Yo, aparte de cantar y componer, dibujo.
-¿En serio? A mí siempre se me dio mal dibujas, admiro a todos los que sois unos artistas en ello.
-No me considero un artista.
“Que modesto” piensa Gloria. De lo poco que le conoce la cae bien. No es el típico chulo y macarra que ahora abundan por el mundo. Es muy simple, y eso le hace ser único.
-Sé que puede parecerte un poco precipitado ya que casi no nos conocemos pero, ¿qué te parece si ponemos las webcams y hablamos “cara a cara”?
No sería una cara a cara de verdad, pero es un comienzo. Directamente, Marcos le envía una petición para empezar una conversación por webcam. Al momento, Gloria la acepta y aparece en la pantalla del ordenador del chico. Se sorprende al verla, la foto de su blog era muy pequeña y no podía verle muy bien la cara. Es realmente guapa. Lleva el pelo suelto con el flequillo a un lado y viste con una camiseta larga de color azul y el escudo de Superman en el centro. Marcos solo la veía la mitad de su cuerpo. Cuando ella lo ha visto en su pantalla se ha dedicado a saludar alegremente con la mano. Desde la habitación de Marcos se escuchaba el sonido del choque de la infinidad de pulseras que Gloria llevaba atadas a la muñeca.
-Ahora que lo pienso- comienza a decir ella. Tiene una voz muy dulce- ¡Menudas pintas llevo para hablar contigo!
Marcos ríe desde su habitación:
-Yo no es que vaya de gala- le dice mientras mira su camiseta blanca lisa de manga corta.
-Yo la verdad es que físicamente no te imaginaba así.
-¿Creías que era feo?
-¡No!- salta ella automáticamente. Se ha puesto nerviosa.- Me refería a que…eres bastante mono.
Marcos ve a través de la cámara como Gloria se ruboriza y se tapa la boca con la mano al terminar de hablar. Él no se encuentra nervioso, al contrario. Tiene la situación controlada, la única chica que hacía que le temblaran las piernas era Verónica. Con las demás es bastante abierto y sociable.
-Lo mismo digo.
-Créeme si me hubieras dicho esto en persona me habría ido corriendo de la vergüenza.
-¿Por qué? Es la verdad. Me gustan mucho tus ojos.
-Gracias- dice ella en voz baja- Veo que sabes cómo poner roja a una chica. Tu novia tiene buen ojo para los chicos.
La sonrisa de Marcos desaparece de su rostro. Vuelve la imagen de esa chica con lentillas, cuyas gafas tanto odiaba. Vuelven esas tardes junto a ella, vuelve su voz a retumbar en la memoria de Marcos. Vuelve Verónica al lugar de donde nunca se fue.
-¿Te ocurre algo? ¿He dicho algo malo, Marcos?- le pregunta ella al ver el cambio de ánimo en su cara.
-No, no es nada, solo que no tengo novia y, con la racha que llevo, estoy empezando a pensar que terminaré solo en esta vida.
-¿Por qué dices eso?
-Es una larga historia además, te aburriría si te la contara.
Gloria piensa como puede ayudar a su, digamos nuevo amigo, a cambiar de idea. Cree tener la solución. Sabe que ha sido precipitado aceptar la petición de alguien a quien no conocía y, lo ha sido mucho más el hablar con él por webcam. Pero ha merecido la pena, así que ¿por qué no llegar un poco más lejos?
-Tengo una idea- empieza a proponer ella- ¿Qué te parece si quedamos mañana por la mañana para conocernos en persona y, ya de paso, me cuentas por qué dices esas cosas sobre ti? Seguro que, juntos encontraremos una manera de solucionarlo.
Y sonríe. Es la primera vez que Marcos se fija en su sonrisa. No es la más bonita del mundo, pero tiene algo que la hace única, especial. Su sonrisa le transmite seguridad. Algo que, ni la sonrisa de Vero, podía proporcionarle.
-De acuerdo, pero no existe ninguna solución para mejorar mi vida. Soy un caso perdido.
La chica finge que piensa su respuesta:
-¡No te creo!- le dice mientras se oye una voz que la llama- Lo siento mucho, Marcos. Me quedaría toda la tarde hablando contigo pero ahora tengo que irme. ¿Quedamos mañana a las once en la Plaza España?
-Claro.
-¡Espera! ¿Cómo haremos para reconocernos? Sé que es una pregunta muy tonta ya que nos estamos viendo ahora mismo, pero soy muy despistada para las caras.
Marcos ríe:
-Tranquila, no te preocupes. Para mí no será difícil el reconocerte. Una cara como la tuya es imposible de olvidar.
-¿Es un cumplido?
-Completamente.
-Oh…muchas gracias, Marcos- le dice mientras sus mejillas se vuelven a sonrosar- Un beso y hasta mañana.
-Otro para ti. Hasta mañana.
Gloria se ha desconectado. Todos los mensajes que le envíes los verá cuando se conecte.


 ¡¡Buenas buenas!! Sí, lo sé. Dije que puede que el capítulo anterior fuese el último antes de irme a Londres, pero tenía un montón de ganas de enseñároslo y he hecho lo posible por publicarlo antes de marcharme. Solo espero que os guste:)
Un beso para tod@s:)
PD: Os dejo el nombre de una película que nunca antes había visto y que me ha parecido preciosa. Se llama: El lado azul: El despetar.
Y, como no, una de mis canciones favoritas:)






lunes, 22 de julio de 2013

Capítulo: 34


Ha salido a la calle hace cinco minutos y camina rápido para entrar en calor lo más pronto posible. El frío en esta época del año es muy intenso, capaz de recorrerte todos los huesos de tu cuerpo en miles de escalofríos. Hugo se frota las manos y les mete en los bolsillos de su abrigo gris de invierno. En unos pocos minutos llegará al lugar de encuentro con Oriana. Tiene ganas de verla para terminar con toda esta mentira, pero solo desea que el encuentro termine pronto. No se va a complicar, va a ir directo al grano. Le da igual si le hace daño o no, ya le da igual. Aunque, viendo como están las cosas entre ellos ahora mismo, a ninguno de los dos le dolerá esta charla. Sólo serán cinco minutos de un mal trago, un mal trago que merecerá la pena vivirlo.
Dobla la esquina de la calle del Rock and Blues y allí está ella, apoyada contra la pared y explotando un pompa de su chicle de color rosa.
-Bien, ya estamos aquí- dice ella con un tono brusco- ¿Qué es lo que quieres?
-Hola a ti también- le dice Hugo mostrándole una falsa sonrisa.
-Mira, Hugo, me imagino el motivo por el que ahora mismo tú estás gastando mi valiosísimo tiempo, así que suelta ya lo que quieras decirme y terminemos con esto de una vez.
Hugo no lo soportaba más, la ira le corroía por dentro. Quería gritar, gritarle a la cara de Oriana que todo esto había sido una completa pérdida de tiempo.
-¡No aguanto más!- aulló el joven- Estoy harto, ¡tú me tienes harto! ¡Tú y tu nueva vida estáis acabando con mi paciencia! Todos los días me arrepiento de haber empezado un relación contigo, una relación que desde el primer día ambos supimos que no saldría adelante. Desde que tú y Cristian provocasteis la muerte de la amiga de Paula yo te he ayudado en todos y cada uno de tus bajones y, ahora, así me lo pagas. ¡Tirándole los tejos a cualquier chico que se cruce por delante de tus ojos! Sin importarte nada lo nuestro. Pero, ¿sabes qué? Ahora ya tienes la libertad de hacer lo que te dé la gana con los tíos que tú quieras, ¡porque hemos terminado! 
Oriana tiene la mirada perdida, como si no hubiera escuchado nada de lo que Hugo acaba de decirle. Hasta que por fin lo mira:
-¿Ya has terminado de hablar? Porque, si no te importa, tengo otras cosas que hacer con personas que merecen mucho más la pena que tú.
Y, antes de que Hugo pudiera decir nada, un chico rubio apareció de detrás de la esquina que doblaba la calle del Rock and Blues. Cristian.
-¿Qué haces tú aquí?- le pregunta Hugo desconcertado.
-Él es quien merece la pena- responde Oriana.
Cristian se coloca al lado de la chica, sin pronunciar ni una sola palabra. Hugo los mira con los ojos abiertos como platos. Fue Cristian todo el tiempo. Fue él el que siempre estuvo por encima de él con respecto a Oriana.
-No me lo puedo creer…uno de mis mejores amigos con mi supuesta novia. La verdad es que, de Oriana me lo podía haber esperado, pero nunca lo habría pensado de ti Cristian. Te consideraba mi amigo, pero ya veo que fingías muy bien. No te importa la vida de los demás. Tu único objetivo en vivir la tuya son pensar en tu alrededor.
Cristian se hacía el sordo mientras sacaba de su bolsillo dos tubitos de color blanco. Uno de ellos se lo ofrece a Oriana que lo acepta sin rechistar y se lo mete a la boca. Cristian enciende su mechero y acerca la llama al extremo fuera de la boca de la joven y lo prende. Acto seguido, hace lo mismo con el suyo.
-Así que era esto…- les dice Hugo sin dar crédito a lo que está viendo- esto era lo que te ayudaba estos últimos días… ¡Me has reemplazado por la droga! ¡Esto es increíble!- termina aullando Hugo mientras se lleva las manos a la cabeza. ¡Todos estos meses han sido una mentira!
-Todo este tiempo has estado enganchada a esa mierda que no hace más que arruinarte la vida poco a poco, haciendo que se te escape de entre los dedos.- Hugo vuelve su mirada a Cristian, que suelta por la boca el humo del porro- No me esperaba nada de esto de ti, Cristian. ¡La droga no borra las huellas de tu pasado!
-¡Te crees que no lo sé, Hugo!- chilla él- Tú no sabes que es provocar la muerte de una persona que resulta ser la que fue la mejor amiga de la que es ahora tu amiga. ¡Esto me ayuda a olvidar! ¡Olvidar que en una tarde arruiné toda mi vida!
-¡Te la terminarás de arruinar si sigues enganchado!
-¡Ya no puedo evitarlo! ¡Es demasiado tarde como para dejarlo! ¡Es demasiado tarde para los dos!
-¿Los dos?- le pregunta mirando a Oriana- ¿Tú le metiste en esto, verdad? ¡Tú y tus nuevos amiguitos!
-¿Y qué habrías hecho tú, Hugo? Ellos fueron los únicos que nos ayudaron a olvidar de alguna forma…
-¡Pero drogarse no es la solución! ¡Nunca lo ha sido! ¿Qué pasa, qué toda la ayuda que yo te ofrecí estando juntos no fue suficiente?- le dice dando pasos agigantados hacia ella que rápido, agacha la cabeza avergonzada por la situación.
-Ha habido otras personas que me han sabido ayudar mucho más que tú…- dice ella cogiendo a Cristian de la mano- Cristian siempre ha estado ahí.
-¡Y yo no!- grita Hugo fuera de sí.
-Hugo, tranquilízate…
-¡No me digas qué me tranquilice! ¡Me tenéis harto, los dos! Pero, ¿sabéis qué? Ya me da igual lo que hagáis, lleváis saliendo juntos varios días pensando que yo era tonto y que no me iba a dar cuenta. ¡Pero se acabó! ¡Se acabó nuestra amistad!- grita mirando a Cristian que no suelta la mano de la chica- ¡Y se acabo esta triste historia entre tú y yo!- mira a Oriana- Hay personas que merecen mucho más la pena que tú.
Y les da la espalda, sin ninguna otra explicación. Ya está cansado de este juego en el que él siempre sale perdiendo.
-¡Qué otras personas tienes tú!- le grita Oriana que sigue al lado de Cristian.
-¡Personas como Raquel, una chica que seguramente merezca mucho más la pena que tú!
-¿Has quedado con Raquel?- le pregunta Cristian desconcertado.
No recibe ninguna respuesta por parte del otro joven, solo una caricia en el brazo por parte de Oriana.
-Y que te importa eso a ti ahora- le dice con voz melosa- nos hemos librado de él, eso era lo que queríamos.
-No, eso querías tú. Yo también estoy cansado de este juego, Oriana.- le dice liberándose de sus manos- Voy a jugar al mismo juego que tú.
-¿Qué dices?
-Vas a probar de tu propia medicina. No voy a separarme de ti, eso es obvio- le dice examinándola de arriba abajo, sería un chico poco listo si la dejaba escapar.- Pero yo también me quiero divertir.
Oriana mira al joven sin gesticular ni una sola palabra. ¿A que se referiría? ¿Qué era lo que pretendía hacer?
-No voy a dejar que Hugo y Raquel disfruten de su gran velada juntos.
-Y, ¿cómo lo vas a hacer?
Cristian ríe antes de contestar:
-Raquel lleva muriendo por mis huesos desde que me conoció, se lo nota. Ya sabes tú como puedo llegar a que caiga en mis redes.

Y dejando a Oriana recapitulando todo lo que acaba de pasar, la besa de forma intensa. Dejando en ella un beso lleno de dudas y, aunque ella lo niegue, no dejará de pensar en lo que Cristian pueda llegar a hacer.




Huuolaas mis pequeños lectores:) Aquí os dejo el nuevo capítulo y os anuncio que puede que sea el último hasta mitad de agosto más o menos, me voy de vacaciones a Londres una semana y no podré escribir :( pero me llevaré mi cuaderno para seguir con la novela y una vez en Zaragoza pasar el capítulo 35 a ordenador:)
Un besazo amores<3 Os dejo esta canción increíble (por lo menos para mí jeje)^^



martes, 16 de julio de 2013

Capítulo: 33

Capítulo: 33


Ni siquiera ha comido al llegar a casa. Le ha dicho a su madre que no se encontraba bien y que preferiría tumbarse en su cama para descansar. Para Marcos, todo ha terminado. La única opción que le queda es abandonar, dejar de luchar por la chica que se ha llevado su corazón y lo he hecho pedazos. A Marcos ya no le quedan ases en la manga.
Tiene decidido que no va a ir con todos los demás esta tarde, no puede volver a verla, ni ahora ni durante mucho tiempo. Hasta que se haya olvidado completamente de todo lo que Vero le hacía sentir. Sí, eso será lo mejor.
-¡Marcos, mira lo que he encontrado!- le grita Raquel que acaba de entrar en la habitación con el portátil en las manos.
-¿El qué?- le pregunta él desganado, sin mostrar ningún interés.
-Si llego a saber que sigues con esos ánimos no te enseño nada.
-¿Con qué ánimos quieres que esté, Raquel?- le dice Marcos incorporándose en su cama- ¿No has visto lo que ha pasado hoy? No creo que pueda volver a estar con Verónica tanto como antes, yo diría que ya no puedo estar con ella. Necesito olvidarla, recordarla solo me hace daño.
Raquel deja el ordenador portátil a un lado y le coge de las manos a su hermano.
-Te ha hecho mucho daño al no darse cuenta de que fuiste tú todo este tiempo, quien la escuchaba, la cuidaba, la protegía… Pero no puedes pasarte toda la vida lamentándote, tienes que vivir la vida, Marcos. ¡Sal fuera, conoce gente! ¡Comienza desde cero!
-Borrón y cuenta nueva- dice Marcos.
-Exacto- le dice ella sonriente- La chica a la que buscas llegará algún día, no desesperes.
Raquel tiene razón. La teoría que le ha planteado a Verónica sobre que Cristian no es el único chico, tiene que planteársela él también. Hay muchos peces en el mar y, ya es hora d olvidar y pasar a una nueva página en la vida de Marcos.
-Bueno, es hora de empezar a prepararme- le dice Raquel mirando su reloj de pulsera- Por cierto, prométeme que verás la página que hay abierta en mi portátil. Es un blog que he encontrado de una chica que usa un método parecido al que usas tú para expresar lo que sientes en cada momento.
-¿También canta?
-No, ella baila. Y es increíble. Prométeme que o mirarás.
-Vale, te lo prometo- le dice él cogiendo el ordenador de la cama- Raquel, ¿vas a salir con los demás?
-No. Tengo otros planes- le dice abandonando la habitación.


-¡El agua está helada!- grita Andrea metiendo el pie dentro de la piscina.
Comienza a caminar hacia atrás, alejándose del agua, cuando de pronto Guille la agarra de la cintura y le eleva cogiéndola de la misma forma que se coge a una novia. Corre con ella en brazos, coge impulso y salta al agua. Ambos se sumergen y Guille libera a Andrea de sus brazos para que pueda salir a flote.
-¡Estás loco, Guille! ¡Muy loco!- le grita ella en medio de un ataque de risa.
-Lo sé- le dice acercándose a ella- pero me quieres igual.
Y llega el primer beso. Y el segundo, el tercero…Podrían estar así todo el día. De lejos, Paula los observa. ¿Llegará el día en el que Dani y ella puedan estar así?
-¿Estás ahí?- le pregunta Dani moviendo la mano de un lado a otro delante de los ojos de su chica.
-¡Sí!
-Te has quedado embobada viendo a Guille y Andrea- le dice él quitándose la camiseta. Desde el verano pasado, Dani comenzó a ir al gimnasio todas las semanas. Se esfuerza mucho allí y a obtenido buen resultado. Muy buen resultado.- ¿En qué pensabas mientras les mirabas?
-En nada- miente.
-No te creo- le dice cogiéndola de la mano- se te nota mucho que mientes. Eres muy transparente. Dime, ¿qué pensabas?
Paula suspira.
-Pensaba en si algún día llegaremos nosotros a estar como ellos.
Daniel le sonríe, como muchas otras veces lo ha hecho, intentando mostrarle seguridad con su sonrisa.
-Dame tiempo- le dice él- ya sabes que nunca me he enamorado y quiero que todo salga bien. Quiero intentar enamorarme contigo, Paula. Solo necesito tiempo, tiempo que quiero pasarlo contigo.
Paula le devuelve la sonrisa y se acerca para besarla, hasta que recuerdas herida y el dolor que lo causó en su casa. Así que le regala un beso en la mejilla.
-Ven, quiero enseñarte una cosa- le dice Dani atrayéndola ligeramente para que le siga.
Caminan por un largo pasillo lleno de puerta que conducen a vestuarios y lavabos. Dani y Paula llegan al fondo del pasillo, y el joven abre la puerta que hay ante ellos. Poco a poco se va abriendo la puerta que conduce a una sala que guarda una de las piscinas más grandes del polideportivo.
Paula entra primero, maravillada por el tamaño de la cubeta llena de agua.
-¿Es para nosotros?- pregunta ella fascinada.
-Sí, únicamente para nosotros- le dice Dani colocando sus manos alrededor de su cintura de forma que la abrazada por detrás.
-Ni se te ocurra tirarme al agua- le dice ella intentando zafarse de él.
-Tranquila, dejaré que te tomes tu tiempo- le besa en la mejilla, pero rápidamente se vuelve a quejar de su golpe. Siente como si la herida que ardiera por dentro.
-¿Te vuelve a doler, verdad?- le dice ella preocupada.
-No es nada, no te preocupes. Esta tarde solo preocúpate de disfrutar.
-Lo intentaré.
-Así me gusta- y se tira de cabeza a la piscina salpicando la cara de Paula. Ni siquiera ha metido aún los pies en el agua. Pensaba que no le iba a ocurrir, pero el miedo se le está apoderando de ella. No ha pisado una piscina desde la muerte de Inés en una de ellas. Empieza a recordar aquella tarde, a Inés saltando desde el trampolín, a Arón y a Silvia burlándose de ella, la cara pálida de Inés ya fuera del agua, muerta. Paula se siente mareada mientras retrocede unos pasos alejándose del bordillo de la cubeta.
-Paula, ¿qué te pasa?- le pregunta Dani que rápidamente sale del agua. No obtiene respuesta alguna de su novia. Se ha quedado paralizada, con la mirada perdida- ¡Paula!
Termina reaccionando a la vez que una lágrima desciende por su mejilla.
-Eh…- le dice Dani capturando su lágrima con el dedo- ¿por qué lloras? Paula te pasa algo y quiero saberlo.
La joven sorbe por la nariz y traga saliva. Ninguno de sus amigos sabe lo que ocurrió aquella de tarde de verano de hace dos años. Ni siquiera Dani. Incluso los mejores amigos guardan secretos entre ellos, y ocultar la muerta de la que fue su mejor amiga, a Paula le quema por dentro.
-Desde que sucedió no se lo he contado a nadie- le dice ella ahogando su última palabra en un nuevo llanto.
-Ven aquí- le dice mientras tira de ella para abrazarla. No entiende lo que le puede pasar, debe de ser algo muy duro para ella, pues no cesa de temblar- no hace falta que me lo cuentes, pero sabes que yo solo quiero ayudarte.
-No puedes hacer nada, nadie puede. La muerte es un problema que no tiene solución.
Dani siente como si sus músculos se hubieran helado, petrificado. No sabe qué decir, nunca se ha visto en un caso como este. Donde la muerte cubre la mayoría de los papeles. Daniel no responde, se limita a abrazar a Paula con más fuerza, intentando no escuchar sus llantos, intentando no sentir sus temblores…

-Chicos, Guille de que…- intenta anunciar Verónica, que acaba de entrar a la sala. Pero, al igual que Dani, se queda helada al ver la imagen de la nueva pareja- tenemos que irnos, ha empezado a llover mucho y se hace tarde. Será mejor que cada uno se vaya a sus respectivas casas.

AMIGASºº


Huuoolaas principesos y principesas:) ¿Qué tal va todo? Os dejo aquí el capítulo 33, el cual no es que me guste mucho, pienso que es bastante soso :( No me lo tengáis en cuenta. please^^
Os dejo una canción que siempre me anima, cuyo título es mi nombre en Twitter jajaja fijaros si me gusta la canción:))
Os mando una infinidad de besos!

martes, 9 de julio de 2013

Capítulo: 32

                                                        Capítulo: 32


Quedamos dentro de media hora en la puerta del polideportivo. Traeros bañador y toalla. Con estas pistas ya podéis deducir cual va a ser nuestra sorpresa.

Este mensaje lo mandó Daniel por el chat de grupo de WhatsApp hace más o menos una hora. ¡Se van a la piscina! ¡En puro Diciembre! Verdaderamente es una auténtica sorpresa. Paula no se esperaba menos de dos chicos como Guille y Dani. Juntos son como una bomba. Siempre se les ocurren las ideas más locas para hacer con sus amigos. Son uña y carne, comparten todos sus buenos y malos momentos, como los buenos amigos que son. Pero, el peor de los dos es Dani. Es una caja de sorpresas, nunca sabes por dónde aparecerá o lo hará. Esa es una de las cosas que, a Paula, más le gusta de él. Y, lo que ha ocurrido esta mañana, le demuestra que nunca dejará de sorprender.
Cuando ha llegado a casa ha vuelto a pellizcarse el brazo varias veces, desenado que lo que está empezando a vivir no fuese un sueño. Y lo es, es un sueño hecho realidad del que  no quiere despertar. Paula permanecería toda su vida en él. Dormida entre los brazos de Dani mientras viven juntos una historia que solo acaba de comenzar.
Un pitido procedente de su BalckBerry le avisa de que ha recibido un mensaje. Lo abre y sonríe.

Perdóname por no haber podido acompañarte hasta tu casa al salir del instituto, pero Guille y yo teníamos que acabar de organizar todo para esta tarde. Quiero verte, si pudiera, ahora mismo llamaría a tu puerta para poder abrazarte. Así que, ¿por qué no me abres la  puerta?

Y suena el timbre de la puerta. “No puede ser” piensa ella caminando hacia la mirilla de la puerta de su casa. Se pone de puntillas y observa a través del agujero. Y, tal y como decía el mensaje, Dani está al otro lado de la puerta.
Paula no da crédito a lo que está viendo. Sin hacer ruido, se aleja de la puerta y camina rápido hasta su habitación y se mira en su espejo. Tiene el pelo alborotado y la camiseta arrugada. Rápidamente, saca su camiseta favorita del cajón y se peina un poco el cabello con los dedos.
El timbre vuelve a sonar.
-¡Ya voy!- grita Paula caminando nerviosa por el pasillo. Respira hondo y abre la puerta.
-¡Hola preciosa!- saluda Dani dándole un beso cortito en los labios. Lleva la mochila con todo lo necesario para esta tarde.
-¡Hola! ¿Qué haces aquí? Aún no es hora de la gran sorpresa.
-Tenía muchas ganas de verte- le dice Dani rodeando la cintura de Paula con sus brazos- ¿Tú a mí no?
-Sí, claro. Pero no me esperaba que estuvieras aquí tan pronto.
-¿No has leído mi mensaje?
-Sí, pero no me esperaba que estuvieras detrás de la puerta.
Dani la mira poniendo ojitos y se acerca a su oído para susurrarle:
-Si quieres me voy.
-¡No!- salta Paula automáticamente- Ya que has venido será mejor que te quedes.
Daniel le sonríe y le acaricia la mejilla mientras ella cierra los ojos. Los vuelve a abrir y él sigue sonriendo. Paula le agarra de la mano y lo conduce hasta su habitación.
-Está un poco desordenada-le dice recogiendo un poco el suelo de su habitación.
-¿Te preocupas de que esté desordenado?- le pregunta él con una pequeña risa.
-Yo…es que…bueno…yo…- balbucea Paula nerviosa. A la vez que intentaba gesticular alguna palabra, Dani se iba acercando más a ella. Paula, sin darse cuenta, comienza a morderse el labio inferior, como cada vez que se pone nerviosa. Dani vuelve a sonreír y, con el dedo pulgar, le acaricia el labio inferior de manera que le impedía volver a mordérselo.
-¿Te pongo nerviosa?- le pregunta en un susurro.
El momento que está viviendo no le permite pronunciar a Paula ni una sola palabra de su boca. Se limita a asentir con la cabeza.
-¿Por qué? Soy yo, Paula, el de siempre. Solo que ahora intentaré estar a menos centímetros de ti, procurando hacerte feliz.
Paula traga saliva.
-Puede que sea esa la razón de mis nervios.
-Pues habrá que solucionar eso, ¿no crees?- le dice Dani rozando sus labios sin llegar a besarse.
Paula no resiste más y es ella la que le besa. Sin previo aviso, ni permisos. Lo hace, necesita hacerlo. Probar sus labios una vez más.
Durante el beso, Dani se separa de Paula y se lleva la mano a su labio, quejándose por el dolor que le causa su herida.
-¿Qué ocurre?- la pregunta la joven asustada.
-Es la herida, aún me duele un poco- le responde aún con la mano sobre la herida y mirando el rostro de su novia. Se le nota que está preocupada, seguramente piense que ha sido culpa suya- Pero no te preocupes, no ha sido culpa tuya- le dice agarrándole la mano y tirando de ella hacia él.
-Si no te hubiera besado no habría pasado nada- le dice Paula cabizbaja.
-¡Eh!- le alerta Dani- Créeme, tus besos es lo que menos daño me hace.
Esta vez es Dani quien se acerca a Paula para besarla, pero el resultado no es el que esperaba. Paula tiene miedo de volverle a hacer daño y se aparta.
-Primero dime lo que te ha pasado para tener el labio así- le dice ella preocupada.
Dani suspira y comienza a narrarle todo lo ocurrido la anterior noche en el encuentro con su padre. Los gritos, los golpes, le llegada de la policía…todo. Paula escucha muy atenta, sin perderse ni un solo detalle de la que el joven le cuenta. Fue muy valiente al enfrentarse a su padre, aún sabiendo que tenía todas las de perder.
-Y eso fue todo lo que pasó- termina él.
De repente, a Paula le viene a la mente el beso en el patio del recreo de esta mañana. Puede que también haya sentido la herida.
-Y, el beso de esta mañana, ¿te ha dolido?
Dani la mira, clavando sus ojos en los de ella. Se nota como le preocupa todo lo que a él le pase. Le quiere, y Dani no tiene ninguna duda sobre eso.
-Sí.
-Y, ¿por qué no te has apartado?
-Porque era tú momento, tú primer beso. Algo que nada, incluido el dolor de mi golpe, podía estropear.
Paula le mira y le regala una pequeña sonrisa. Los ojos de Dani se han puesto vidriosos a la vez que hablaba sobre su padre y llenos de un brillo especial cuando hablaba de ella. La situación que su padre creó en su casa le afectó mucho. Ella lo sabe. Fue una de las muchas personas que le ayudaba a salir adelante cada día. Sintiendo su ira en el corazón, y sus lágrimas en el hombro.
Con una mano, Paula le acaricia la mejilla, intentando no rozar sus labios para evitar el dolor.
-Eres muy buen chico, Dani. Nunca lo olvides.
Y le abraza. Lo abraza como esta mañana en el instituto. Apoyando su cabeza sobre el pecho de Dani mientras él le acaricia la nuca. Puede escuchar los latidos de su corazón. Rítmicos, lentos y confortables. Le relaja escucharlos.
El pitido del reloj digital de Dani les avisa de que ya son las cinco de la tarde y rompe el abrazo. En media hora han quedado en el polideportivo con todos los demás.
-Será mejor que nos vayamos ya- le dice Paula.
-Sí, ¿tienes todo preparado?
-Claro- dice ella cargándose una mochila roja y negra al hombro. Dentro lleva el bikini y la toalla.
Salen del cuarto, atraviesan el pasillo y salen de la casa cerrando la puerta con llave. Bajan las escaleras y, cuando llegan a la calle, Dani coge la mano de Paula y se encaminan al lugar de quedada.
Va a ser una tarde que no dejará indiferente a nadie.












Hello principesas/os:) Aquí os dejo el capítulo 32, no cuento la sorpresa pero podéis averiguar claramente cuál es^^
Os dejo una canción que me encanta:) Un besazo a todos<3


miércoles, 3 de julio de 2013

¡NOMINADA! :)

Hola  a todos mis pequeños lectores:) Estoy realmente contenta porque Álvaro Socram del blog (os dejo el enlace para que entréis y lo veáis porque es realmente bueno) http://cancion-muerta.blogspot.com.es/2013/06/gracias.html?showComment=1372407824592#c3013530316443570663
me ha nominado junto a otros blogs muy buenos para un premio. Quería darle las gracias por nominarme y desearle a los demás blogs mucha suerte :) Las normas que debes seguir su te dan el premio son:

1.Nombrar a quién te ha otorgado el premio.
2.Responder las once preguntas de quien te ha otorgado el premio.
3.Nombrar a 11 blogs que para ti también se merecen el premio.
4. Hacer 11 preguntas a los blogs que has nominado.
5.Avisar a cada uno de estos blogs de que han sido nominados para el premio.


Así que ahora voy a responder a las preguntas que todos os nominados debemos responder:

1) ¿Dónde te encuentras actualmente? 

Ahora mismo, estoy en mi casa tumbada en mi cama modificando un poco el capítulo que subiré dentro de poco a mi blog.

2) ¿Cuál es tu tipo imperfecto de novi@?

No me gustan nada los chicos prepotentes y engreídos. Odio que no traten con respeto a las personas o que se metan con los demás solo por el hecho de ser diferentes. Y, con respecto al físico que para mí es superficial, no me gustan los chicos con los laterales de la cabeza rapados y que encima de la cabeza lleven una cresta demasiado alta, no me gustan que lleven muchos tatuajes, unos pocos están bien, pero no que todo el cuerpo esté tatuado. Y, por supuesto, no me gusta nada que un chico fume. ¡Lo odio!

3) ¿Cuál es tu plato favorito?

Cualquier tipo de pasta. ¡Me encanta!

4) ¿Cómo conquistarías a tu amor platónico?

Siendo yo misma. No fingiría ser otra persona que no soy. Si le tengo que gustar a alguien le demuestro mis cosas buenas y mi defectos porque, si algún día se llega a tener algo con esa persona, debe quererte y respetarte tal y como eres.

5) Tu libro/revista/comic/videojuego favorito (especial)

Mi libro favorito: Tengo muchos pero me decanto por: ¡Buenos días, princesa! de Blue Jeans.
Mi revista favorita: La verdad es que no tengo, no me gusta mucho eso de leer revistas, prefiero leer algún libro.
Mi cómic favorito: Puede que sean todos los de Tintín.
Mi videojuego favorito: No se si algunos lo consideran como tal, pero yo sí porque me encanta. Animal Crossing.

6) ¿Qué es lo más loco que haz hecho, últimamente?

Bueno...no sé si se le puede llamar loco o no, pero tampoco hago muchas cosas alocadas, la verdad:)  Pero lo última vez que hice algo así fue ayudar a un amiga a volver con su exnovia. Les preparé una especie de cita sorpresa a los dos sin que ellos supieran nada, más bien les conté dos versiones diferentes sin que ellos supieran que se iban a volver a encontrar. Ahora están juntos de nuevo.

7) ¿Cuál es la canción con la cual estas pegada actualmente? 

Girl on fire de LJDH (Los Juegos Del Hambre) Me encanta esa película y esa canción es perfecta para ella.


8) ¿Cómo empezarías una conversación con un desconocido? 

Saludándole de forma cordial, formal y amable. Ya que no le conozco tanto como a un amigo/a.

9) ¿Perro o gato?

Gato.

10)¿Cuál es tu pasatiempo preferido?

Escribir. Siempre lo será. Para mi escribir ya es una forma de vida.

11) ¿Por qué decidiste hacerte un blog?

Todo empezó cuando escribía historia en las que yo contaba como me sentía, son historias que las tengo guardadas y nadie más sabe que existen, únicamente yo. Nadie, salvo ya, sabe dónde están. Las escribía porque tenía miedo a expresar lo que sentía, defecto que ahora he conseguido superar. Más tarde comencé a escribir libros observando a la gente de la calle y a las relaciones que mantenían. De amor, tristes, de amistad, inolvidables...Pensé que merecía la pena contarlas a través de los adolescentes, ya que somos los que por decirlo de alguna forma, estamos experimentando esas relaciones y sentimientos. Además, somos uno del los grupos de la sociedad más criticados, según mi punto de vista, por varios motivos como; no somos conscientes de lo que hacemos, creemos que somos adultos pero nos compartamos como críos o no sabemos que es el amor o enamorarse. Y, ¿sabéis qué? Todas aquella personas que lo dicen también fueron adolescentes y seguro que hicieron locuras y se enamoraron con quince años, y eso no lo verían como algo malo, no como ahora. Eso es lo que yo quiero reflejar en mis libros (concretamente en este) Sabemos lo que es él amor, nos podemos llegar a enamorar y muchos únicamente a encapricharse con esa persona, pero sabemos lo que se siente. Nosotros también tenemos y sentimos esas mariposas en el estómago. Y empecé a publicar los capítulos de mi libro en este blog para que muchos adolescentes se sientan identificados y orgullosos de estar viviendo un de las mejores etapas de su vida, aunque, la mayoría del tiempo, tenga muchos momentos malos, merece la pena vivirla. 


Bueno, estas son mis respuestas a las preguntas de Álvaro que, otra vez, quiero darle las gracias por nominarme y sobre todos, por seguirme y apoyarme como muchos otros lo hacéis cada día. Muchas gracias:)
Ahora voy a nominar a los 11 blogs que deseo que obtengan también este premio. Ojalá lo pudierais tener todos. Y los blogs son:


Un Verano para recordar.
El todo de la nada.
The hope girl
Delirios del pensamiento.
Soñadora sin fronteras.
Be happy:)
Quince de otoño.
One direction: Happy Holidays.
Deja que las llamas comiencen.
Buenos días, princesa.
La esencia. 

Las preguntas que les hago a estos blogs son:
1. ¿Cuál es tu libro favorito?
2.¿Qué es lo qué te da más miedo?
3.¿A quién admiras?
4.¿Cuál ha sido el mejor momento de tu vida hasta ahora?
5.¿Cuál es tú canción favorita?
6.¿Qué harías para ganarte la atención de alguien?
7.¿Qué es lo que más te gusta hacer en tu tiempo libre?
8.¿Cuál es tu película favorita y por qué?
9.¿Qué es lo que menos te gusta de una persona?
10.¿Echas algo o a alguien de menos en este momento?
11.¿Por qué decidiste hacer un blog?

Bueno y estas son las preguntas, siento si algunas son muy personales, pero son las primeras que me han venido a la cabeza.  Para daros este premio debéis seguirme en mi blog, otorgar este premio a otros 11 blogs y realizarles 11 preguntas para que las contesten. Esto es todo. ¡Un besazo para tod@s!

Capítulo: 31

Capítulo: 31

Tres…dos…uno… Suena el timbre que indica que son libres. ¡Fin del primer trimestre del curso y todas las vacaciones de Navidad por delante! Unas vacaciones que prometen para el grupo de amigos. Guille, Andrea, Verónica, Marcos y Raquel están esperando, en la puerta del instituto, a que la nueva pareja de enamorados se reúna con ellos.
-Chicos, prometedme que nos veremos en vacaciones. Tendremos que darnos nuestro regalo de Navidad, como todos los años- les dice Raquel a todos sus amigos.
-Por supuesto. Y este año mis regalos van a ser los mejores de todos- les dice Guille fingiendo superioridad.
-Antes tendrán que superar a los míos- le dice Raquel dándole un golpecito en el pecho con su dedo índice.
Desde hace un tiempo decidieron que, para Navidades, todos comprarían un regalo para cada uno, poniendo un presupuesto, o algo que todos pudieran disfrutar.
A lo lejos, Andrea divisa a Dani acompañado de la mano por Paula. La joven avisa a los demás del grupo que comienzan a aplaudir a la nueva pareja que se aproxima a ellos con una sonrisa permanente por partes de los dos.
-¡Pido un redoble de tambor para la pareja del año!- grita Marcos con los brazos abiertos.
-¡Cállate!- dice Paula dándole un golpe en el brazo- No quiero que nadie te oiga y empiece a ser el tema de conversación de todo el instituto.
-Hacéis muy buena pareja- les dice Raquel cuando Dani vuelve a coger la mano de Paula y tira de ella para que la chica se acerque más a él.
-Soy afortunada- dice Paula abrazándose a Dani que le besa en la frente.
-Ambos lo somos.
Es cierto. Si como amigos se apoyaban y comprendían, ahora como pareja su relación será mucho más fuerte. Son afortunados por tener ese punto a favor.
-Bueno, todo esto es muy bonito chicos, pero se hace tarde y mis padres me estarán esperando para comer- les dice Verónica.
-Sí, es verdad. Nosotros ya nos vamos- le dice Andrea a su chico.
-Resulta que…hoy no puedo acompañarte a casa- le dice Guille a Andrea que le mira con extrañeza- tengo que terminar unos asuntos con Dani.
-¿Qué clase de asuntos?- le pregunta su novia con los brazos cruzados y dando golpecitos al suelo con el pie derecho.
Dani comienza a reírse al ver la estampa de la regañina que Andrea le está echando a su mejor amigo.
-Tranquila, Andrea. Guille y yo hemos decidido que este año vamos a unir nuestro regalo de Navidad. Un regalo que todos podremos disfrutar esta tarde.
Todos los demás, exceptuando a Guille, se miran ilusos.
-¿Cómo que esta tarde? Nunca hemos dado los regalos hasta el día de Nochebuena.- les dice Marcos.
-Lo sabemos, pero no podíamos atrasar el regalo sorpresa hasta el día de Nochebuena, es imposible. Y hoy es el día perfecto para hacerlo, además de disfrutar el regalo de Guille y mío, podemos celebrar el fin del trimestre. ¿Qué os parece?
-¡Por mi perfecto! ¿Y qué es esa sorpresa?- pregunta Paula.
-Como ya ha dicho Dani, es una sorpresa.- le aclara Guillermo- Hay que estar más atenta en escuchar a tu pareja, ¿eh, Paula?
Paula le hace una mueca sacando la lengua mientras su amigo le golpea cariñosamente el hombro. Siempre le ha gustado meterse con ella, le divierte.
-Y, ¿solo vamos a ir nosotros?- pregunta Vero mientras los demás la miran desconcertantes- Quiero decir, ¿Cristian no va a venir?
Dani y Guille se miran al instante. ¡Cristian! No habían contado con él. Desde que decidió vivir su vida sin importarle la de los demás, si ha ido alejando un poco del grupo. Todas las tardes, cuando vuelve del instituto con Marcos y Raquel, desaparece sin dar explicación. O eso es lo que ellos dicen.
-Seguramente esté ocupado- dice Andrea desganada. No le gusta nada que Cristian pase del grupo como si nada. Son sus amigos, o eso pensaban.
-Podemos probar a llamarle.- les dice Vero insistente. Tiene muchas ganas de verle. Desde que habló con Marcos la otra tarde, tiene más confianza de que surja algo entre ellos. Aunque, por las caras de los demás, ninguno parece muy convencido con la idea. Y mucho menos Marcos que no tarda en hablar.
-¿Para qué? ¡Para que nos diga que tiene otros planes con vete tú a saber con qué gente! Cristian ha cambiado, Vero, pero no te quieres dar cuenta. Sigues encaprichada con el viejo Cristian, pero se transformado en una persona completamente distinta.
-Marcos, nadie puede cambiar en tan poco tiempo, y…- reprocha Vero hasta que es interrumpida por Marcos de nuevo.
-¡Claro que puede ser! ¡El problema es que no te entra en la cabeza! ¡Joder, a saber cuánto tiempo lleva queriendo cambiar y que ha hecho que cambie! Porque conocemos a Cristian, y él no cambia así como así. Ha tenido que pasarle algo muy gordo para que actúe de esta forma.
No podía más. Llevaba todas esas palabras reprimidas en el pecho durante mucho tiempo. No era bueno para él el seguir guardándolas. Ha dicho todo lo que piensa, y podría continuar. ¡Cómo es que no lo ve! Lleva enamorado de ella desde hace un año y ha hecho todo lo posible para que ella, por sí sola, se dé cuenta de lo que le pasa a Marcos con ella. Pero no ha servido de nada, ni siquiera gritándolo a los cuatros vientos, ella no se enteraría de nada. Tiene los cinco sentidos fijos en Cristian. Vive por y para él, mientras que Marcos siente como las palabras que Verónica pronuncia cuando habla de Cristian se clavan como puñales en lo más profundo de su corazón.
-Pero eso no es lo que más me molesta, ¿sabes?- continúa Marcos. Nada ni nadie le va a detener en sus palabras- De todas formas, Cristian puede hacer lo que quiera con su vida, por algún motivo le pertenece. Lo que me molesta es que tú solo tengas ojos para él, que llores prácticamente todas las noches abrazada a tu almohada porque ese idiota no se da cuenta de lo que se está perdiendo al tenerte a ti en cada momento porque, aunque juntos no seáis nada, te duele como si lo fuerais. Y eso a mí me destroza por dentro.
Verónica escucha atenta todas las palabras que su amigo tiene para decir. Nunca le había oído hablar así. De esa forma puede llegar a imponer.
-Marcos, ya hemos hablado de eso…- le dice ella con la voz entrecortada intentado calmarle.
-Lo sé- le corta tajante- pero parece que nunca queda claro. Cristian no es el único, ¿de acuerdo? Hay muchos más tíos en el mundo. ¡Millones, Vero! Y uno de ellos es el chico perfecto para ti, tu media mitad.
Marcos mira al suelo, es la primera vez que lo hace desde que comenzó a hablar. ¿Esto es una segunda oportunidad? El destino le ha otorgado otra oportunidad para dar luz a sus sentimientos hacia Verónica. Pero, ¿tienes qué decirlo ya? ¿Ahora? ¿Delante de todos sus amigos? Ellos no saben nada de lo que siente, únicamente lo sabe Raquel. Ella lo haría, le contaría todo a Cristian si él estuviera delante. Y, seguramente, animaría a su hermano a dar ese paso que tanto le cuesta. “¡Ánimo, Marcos” eso es lo que los ojos de Raquel expresan en este momento que está mirándole.
-Y…puede que tu media naranja está más cerca de lo que crees- le dice Marcos acercándose un poco más a Vero.
¡Ya lo tienes! ¡Solo tienes que…besarla! ¡Eso es, Marcos! ¡Bésala! Un beso, un simple beso puede explicar todos tus sentimientos en dos segundos. Menos de lo que podías llegar a pensar.
Marcos ve como Vero da unos pasos para atrás y abre la boca para hablar.
-¿A quién te refieres, Marcos?
“¡A mí! ¡Vamos, Vero, no es tan difícil! Incluso me he acercado a ti como señal” piensa Marcos. “Me rindo. ¿Para qué sirve confesar todo lo qué siente? De todas formas, ella no siente nada por él. Confesarle que la quiero sería inútil. Admítelo Marcos, eres un cobarde. Y eso te perseguirá siempre.”
-A nada, déjalo.- le dice a Verónica alicaído y rendido. Es una batalla perdida, imposible de ganar. Ahora toca retirada.
Sin decir nada más, carga con su mochila al hombro y camina dándoles la espalda a sus amigos, que siguen asimilando todo lo que acaba de pasar.
Marcos no quiere volver la mirada atrás, lo que ha pasado ya forma parte del pasado. Y, lo mejor para Marcos es que, Verónica pertenezca a ese pasado. Borrón y cuenta nueva.
-¡Marcos, espera!- le grita Raquel que viene corriendo hacia él- ¿Qué te ha pasado?
-Raquel, déjalo tú también, ¿vale? No quiero hablar más del tema. Me voy a casa- le contesta Marcos dándose la vuelta para volver a caminar.
-Marcos…- le dice su hermana agarrándole del brazo.
-Dile a los demás que no me esperen esta tarde, que se lo pasen genial por mí- le dice él cabizbajo y zafándose de la mano de su hermana.
Ahora camina más rápido, sin que nada lo detenga. Todo ha terminado para él. Ahora tiene que intentar olvidar, comenzar de cero.
Raquel ve a su hermano desaparecer entre los adolescentes que salen de otros institutos de alrededor. Se da la vuelta para darle la noticia de que Marcos se quedará en casa esta tarde a sus amigos.
-Chicos, Marcos no vendrá  esta tarde con nosotros. Me ha dicho que nos lo pasemos genial por él- dice Raquel desanimada. Al terminar de hablar vuelve su cara y clava sus ojos oscuros en los de Vero.
-Muchas gracias por arruinarle la vida- le dice Raquel.

Y se va, sin previo aviso. Dejando como esas palabras se clavan en Verónica. En pocos minutos se ha convertido en la culpable de lo que le pase a Marcos, y, lo peor de todo, es que no sabe por qué.









Huuoolaas mis pequeños lectores:)
No se que me pasa, pero este capítulo no me ha convencido mucho. No se que os parecerá a vosotras. Prometo que el siguiente será mucho más interesante e importante para la novela.
¿Sabéis qué? Jeje en teoría tendría que haber subido este capítulo mañana, pero estuve ayer bastante rato por la noche intentado avanzar un poco para hoy terminarlo y subirlo:)
Os dejo esta canción de Brunos Mars:) Me enamora este chico<3