Google+ Followers

Seguidores

lunes, 22 de julio de 2013

Capítulo: 34


Ha salido a la calle hace cinco minutos y camina rápido para entrar en calor lo más pronto posible. El frío en esta época del año es muy intenso, capaz de recorrerte todos los huesos de tu cuerpo en miles de escalofríos. Hugo se frota las manos y les mete en los bolsillos de su abrigo gris de invierno. En unos pocos minutos llegará al lugar de encuentro con Oriana. Tiene ganas de verla para terminar con toda esta mentira, pero solo desea que el encuentro termine pronto. No se va a complicar, va a ir directo al grano. Le da igual si le hace daño o no, ya le da igual. Aunque, viendo como están las cosas entre ellos ahora mismo, a ninguno de los dos le dolerá esta charla. Sólo serán cinco minutos de un mal trago, un mal trago que merecerá la pena vivirlo.
Dobla la esquina de la calle del Rock and Blues y allí está ella, apoyada contra la pared y explotando un pompa de su chicle de color rosa.
-Bien, ya estamos aquí- dice ella con un tono brusco- ¿Qué es lo que quieres?
-Hola a ti también- le dice Hugo mostrándole una falsa sonrisa.
-Mira, Hugo, me imagino el motivo por el que ahora mismo tú estás gastando mi valiosísimo tiempo, así que suelta ya lo que quieras decirme y terminemos con esto de una vez.
Hugo no lo soportaba más, la ira le corroía por dentro. Quería gritar, gritarle a la cara de Oriana que todo esto había sido una completa pérdida de tiempo.
-¡No aguanto más!- aulló el joven- Estoy harto, ¡tú me tienes harto! ¡Tú y tu nueva vida estáis acabando con mi paciencia! Todos los días me arrepiento de haber empezado un relación contigo, una relación que desde el primer día ambos supimos que no saldría adelante. Desde que tú y Cristian provocasteis la muerte de la amiga de Paula yo te he ayudado en todos y cada uno de tus bajones y, ahora, así me lo pagas. ¡Tirándole los tejos a cualquier chico que se cruce por delante de tus ojos! Sin importarte nada lo nuestro. Pero, ¿sabes qué? Ahora ya tienes la libertad de hacer lo que te dé la gana con los tíos que tú quieras, ¡porque hemos terminado! 
Oriana tiene la mirada perdida, como si no hubiera escuchado nada de lo que Hugo acaba de decirle. Hasta que por fin lo mira:
-¿Ya has terminado de hablar? Porque, si no te importa, tengo otras cosas que hacer con personas que merecen mucho más la pena que tú.
Y, antes de que Hugo pudiera decir nada, un chico rubio apareció de detrás de la esquina que doblaba la calle del Rock and Blues. Cristian.
-¿Qué haces tú aquí?- le pregunta Hugo desconcertado.
-Él es quien merece la pena- responde Oriana.
Cristian se coloca al lado de la chica, sin pronunciar ni una sola palabra. Hugo los mira con los ojos abiertos como platos. Fue Cristian todo el tiempo. Fue él el que siempre estuvo por encima de él con respecto a Oriana.
-No me lo puedo creer…uno de mis mejores amigos con mi supuesta novia. La verdad es que, de Oriana me lo podía haber esperado, pero nunca lo habría pensado de ti Cristian. Te consideraba mi amigo, pero ya veo que fingías muy bien. No te importa la vida de los demás. Tu único objetivo en vivir la tuya son pensar en tu alrededor.
Cristian se hacía el sordo mientras sacaba de su bolsillo dos tubitos de color blanco. Uno de ellos se lo ofrece a Oriana que lo acepta sin rechistar y se lo mete a la boca. Cristian enciende su mechero y acerca la llama al extremo fuera de la boca de la joven y lo prende. Acto seguido, hace lo mismo con el suyo.
-Así que era esto…- les dice Hugo sin dar crédito a lo que está viendo- esto era lo que te ayudaba estos últimos días… ¡Me has reemplazado por la droga! ¡Esto es increíble!- termina aullando Hugo mientras se lleva las manos a la cabeza. ¡Todos estos meses han sido una mentira!
-Todo este tiempo has estado enganchada a esa mierda que no hace más que arruinarte la vida poco a poco, haciendo que se te escape de entre los dedos.- Hugo vuelve su mirada a Cristian, que suelta por la boca el humo del porro- No me esperaba nada de esto de ti, Cristian. ¡La droga no borra las huellas de tu pasado!
-¡Te crees que no lo sé, Hugo!- chilla él- Tú no sabes que es provocar la muerte de una persona que resulta ser la que fue la mejor amiga de la que es ahora tu amiga. ¡Esto me ayuda a olvidar! ¡Olvidar que en una tarde arruiné toda mi vida!
-¡Te la terminarás de arruinar si sigues enganchado!
-¡Ya no puedo evitarlo! ¡Es demasiado tarde como para dejarlo! ¡Es demasiado tarde para los dos!
-¿Los dos?- le pregunta mirando a Oriana- ¿Tú le metiste en esto, verdad? ¡Tú y tus nuevos amiguitos!
-¿Y qué habrías hecho tú, Hugo? Ellos fueron los únicos que nos ayudaron a olvidar de alguna forma…
-¡Pero drogarse no es la solución! ¡Nunca lo ha sido! ¿Qué pasa, qué toda la ayuda que yo te ofrecí estando juntos no fue suficiente?- le dice dando pasos agigantados hacia ella que rápido, agacha la cabeza avergonzada por la situación.
-Ha habido otras personas que me han sabido ayudar mucho más que tú…- dice ella cogiendo a Cristian de la mano- Cristian siempre ha estado ahí.
-¡Y yo no!- grita Hugo fuera de sí.
-Hugo, tranquilízate…
-¡No me digas qué me tranquilice! ¡Me tenéis harto, los dos! Pero, ¿sabéis qué? Ya me da igual lo que hagáis, lleváis saliendo juntos varios días pensando que yo era tonto y que no me iba a dar cuenta. ¡Pero se acabó! ¡Se acabó nuestra amistad!- grita mirando a Cristian que no suelta la mano de la chica- ¡Y se acabo esta triste historia entre tú y yo!- mira a Oriana- Hay personas que merecen mucho más la pena que tú.
Y les da la espalda, sin ninguna otra explicación. Ya está cansado de este juego en el que él siempre sale perdiendo.
-¡Qué otras personas tienes tú!- le grita Oriana que sigue al lado de Cristian.
-¡Personas como Raquel, una chica que seguramente merezca mucho más la pena que tú!
-¿Has quedado con Raquel?- le pregunta Cristian desconcertado.
No recibe ninguna respuesta por parte del otro joven, solo una caricia en el brazo por parte de Oriana.
-Y que te importa eso a ti ahora- le dice con voz melosa- nos hemos librado de él, eso era lo que queríamos.
-No, eso querías tú. Yo también estoy cansado de este juego, Oriana.- le dice liberándose de sus manos- Voy a jugar al mismo juego que tú.
-¿Qué dices?
-Vas a probar de tu propia medicina. No voy a separarme de ti, eso es obvio- le dice examinándola de arriba abajo, sería un chico poco listo si la dejaba escapar.- Pero yo también me quiero divertir.
Oriana mira al joven sin gesticular ni una sola palabra. ¿A que se referiría? ¿Qué era lo que pretendía hacer?
-No voy a dejar que Hugo y Raquel disfruten de su gran velada juntos.
-Y, ¿cómo lo vas a hacer?
Cristian ríe antes de contestar:
-Raquel lleva muriendo por mis huesos desde que me conoció, se lo nota. Ya sabes tú como puedo llegar a que caiga en mis redes.

Y dejando a Oriana recapitulando todo lo que acaba de pasar, la besa de forma intensa. Dejando en ella un beso lleno de dudas y, aunque ella lo niegue, no dejará de pensar en lo que Cristian pueda llegar a hacer.




Huuolaas mis pequeños lectores:) Aquí os dejo el nuevo capítulo y os anuncio que puede que sea el último hasta mitad de agosto más o menos, me voy de vacaciones a Londres una semana y no podré escribir :( pero me llevaré mi cuaderno para seguir con la novela y una vez en Zaragoza pasar el capítulo 35 a ordenador:)
Un besazo amores<3 Os dejo esta canción increíble (por lo menos para mí jeje)^^



6 comentarios:

  1. ¿Te acuerdas cuando dije que Cristian era majo? ¿Sí? Bueno pues lo retiro…Pobre Raquel…Pff no se lo merece aun que yo creo que Cristian se acabará pillando de ella.
    Me encanta el capítulo.Sube pronto :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola:))
      Jajaja al final ha resultado ser que Cristian no es lo que parecía ser eh jajajjaa :))
      Todo se verá...te dejo con la intriga ajaja
      ¡Gracias guapa!
      Intentaré subir otro capítulo antes de que me vaya de vacaciones.
      Un besazo:)

      Eliminar
  2. Me he perdido…Cristian demuestra se las da de cabrón pero luego dice que le duele haberle hecho eso a Paula…y con su madre fue un amor…Bueno ya se verá que pasa.
    ¡Hugo es el mejor chico del mundo! Quiero saber mas cosas de él YA hahaha
    Sube pronto que esta muy interesante
    :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el fondo le duele porque Paula es su amiga, pero ha cambiado, Oriana le ha cambiado. Ahora solo le importa su vida y pasa de la de los demás ahora va a vivir los días como si fueran los ultimos, sin importarle el mañana.
      Hugo es todo amor jejeje
      Un besito guapa!

      Eliminar
  3. D:
    Nah, ni me jodas. Que fuerte .-. ¿Que rayos se el metio en la cabeza a Christian? jo... y eso que me caía bien, en fin. Excelente cap.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaajajaja
      Cristian tiene dos facetas y a partir de ahora creeme que caerá mucho peor que mal:(
      ¡Muchas gracias^^!
      Un beso:))

      Eliminar