Google+ Followers

Seguidores

miércoles, 11 de septiembre de 2013

Capítulo: 43

Capítulo: 43

Ha llegado con cinco minutos de adelanto, quiere estar ahí para ver llegar a Marcos. Aunque, Gloria siempre fue muy puntual, este encuentro lo requiere.
Se apoya contra la pared de la esquina de la calle y mete las manos en los bolsillos de su abrigo. Para ser el día de Noche Buena no hay mucha gente en las calles. Puede que influya que Gloria y Marcos han quedado a las diez y media de la mañana. Lo más probable es que la mayoría de la población duerma. Al contrario que Gloria. Ella casi no ha pegado ojo en toda la noche. No ha parado de darle vueltas a su cabeza gracias a su encuentro con Marcos. Ha de reconocer que está nerviosa, nunca antes ha quedado con nadie que ha conocido en una tarde y mucho menos por internet. “¿Y si es un hacker o algún tipo peligroso de esos que pasan su vida entre ordenadores?” piensa  Gloria. Más tarde analiza la pregunta que se ha hecho a sí misma. Por una parte le parece imposible, Marcos le ha parecido un chico de lo más normal. No cree que su mayor afición sea conocer a chicas adolescentes a través de internet. Pero, por otra parte, no dejará de estar nerviosa hasta que lo vea aparecer caminando por la acera en la que se encuentra. Mira su reloj de pulsera. Son las diez y media pasadas.
Dobla la esquina y la ve, apoyada en la pared y mirando su pequeño reloj. Seguro que piensa que es un impuntual. Si hubiera puesto su despertador a una hora concreta, ahora estaría en el lugar de Gloria.
Marcos acelera el paso y se va aproximando más a la muchacha. Se ha hecho un moño alto con forma de castaña sobre la cabeza, adornada con un pañuelo blanco atado encima de la cabeza. Un abrigo marrón canela le cubría hasta las rodillas, dejando al descubierto un vaquero claro y unos botines del mismo color que el abrigo. De forma de que se acerca a ella, distingue como una bufanda blanca rodea el cuello de Gloria, privándola del frío.
Mientras ayer hablaban por webcam memorizó su cara con éxito. De modo que ha sido fácil de reconocer.
Cada paso que avanza hacia ella comprueba que es mucho más baja que él, como mucho le llegará al hombro.
Cuando faltan menos de dos metros para cruzarse, Marcos carraspea para percatar a Gloria de su presencia. Esta, al escucharlo, se sobresalta y lo mira por el rabillo del ojo. ¡Es él! Gloria saca las manos de su bolsillo y se alisa el abrigo con ellas.
-Siento haberte asustado- se disculpa Marcos.
-No importa. Tenía la cabeza en otra parte- dice ella mirándolo por primera vez a los ojos.
-Soy Marcos- le dice ofreciendo estrechar su mano.
Ella la rechaza y acerca su mejilla al rostro del joven. Le da dos besos.
-Soy Gloria.
Ambos se miran. Marcos se fija en todas las facciones del rostro de Gloria. No se había percatado de que uno montón de pequeñas pecas se esparcen desde la nariz hacia las mejillas adornando sus rostro aniñado.
-Bueno, podemos quedarnos aquí hablando en la calle- dice Gloria-o ir a tomar algo mientras charlamos conociéndonos más. Siento mucho mi atrevimiento, ¡pero todavía no he desayunado!
Termina por llevarse las manos sobre la barriga, haciendo una pequeña mueca. La expresión de la joven hace reír a Marcos.
-Mejor vámonos de aquí- dice él recolocándose el gorro de lana que le protege la cabeza del frío- conozco un sitio al que podemos ir, no está lejos.
Ha pensado en el bar donde Hugo ayuda a su padre, el Rock and Blues. Está a diez minutos de allí.
Llegan a la calle Alfonso. Ninguno de los dos ha dicho nada por el camino. Marco está más tranquilo que Gloria, se le nota que está tensa. No deja de rascarse la nariz y recolocarse la bufanda que rodea su cuello.
-Te gustará el sitio, uno de los camareros y el hijo del dueño es amigo de mi hermana y conocido mío.
-¿Tienes una hermana?
-Sí, bueno hermanastra. Tuvimos nuestros problemas para aceptarnos en el pasado, pero ahora todo está arreglado entre nosotros.
Gloria le sonríe.
-Yo soy hija única, pero tengo a Lucas. Es mi primo pero le quiero como a un hermano mayor.
Marcos la mira. Lleva la nariz roja por el frío, lo que le hace aún más adorable.
Entran en una boca calle y llegan al Rock and Blues. Marcos le abre la puerta a Gloria y, seguido, entra él en el local. Dentro hace un calor agradable.
-¿Qué te apetece tomar? Te invito yo- dice Marcos. Gloria abre la boca para reprochar pero la vuelve a interrumpir- no insistas en pagar, lo voy a hacer yo y no se hable más.
Gloria hace una mueca de resignación y termina pidiendo un chocolate caliente.
Marcos se acerca a la barra y espera a que le atiendan. Comienza a dar golpecitos en la mesa con la yema de los dedos hasta que un joven de pelo rizado y oscuro y grandes ojos azules le toma nota.
-¡Marcos! ¡Qué sorpresa!- exclama Hugo en cuanto lo ve- Vaya, veo que tu familia tiene una adicción al bar de mi padre. ¿Qué te trae por aquí?
-He venido con una amiga a desayunar.- le comenta Marcos- Me alegro de verte Hugo. ¿Qué tal te fue ayer con mi hermana?
Hugo le mira pensativo. No debe ser él quien le cuente el desagradable encuentro que tuvieron con Cristian. Ese papel le corresponde a Raquel.
-Bien- se limita a decir- Raquel es encantadora. Digamos que tuvimos una cena muy poco común aquí.
-¿Poco común? ¿A qué te refieres?- le pregunta Marcos frunciendo el ceño, gesto que a Hugo le provoca risa.
-No te preocupes, Marcos. No hicimos nada malo si eso es lo que estás pensando. Únicamente que, dudo mucho que conozcas a alguien que haya cenado chuches. Terminamos de cenar y la acompañé a su casa.   
-¿Chuches?- dice Marcos sonriente. Es una idea muy original.
Hugo asiente y vuelve a tomarle nota a Marcos.
-Dos chocolates calientes, por favor- le dice entregándole el dinero de las consumiciones. Hugo abre la boca para soltar una reprimenda, pero Marcos se le adelanta- A mi no me puedes invitar a cenar. Cógelo.
Hugo acepta el dinero con resignación y comienza a preparar los dos chocolates calientes.
Marcos vuelve con Gloria y se siente en una silla que tiene enfrente la muchacha. Hugo no tarda en venir con las dos consumiciones y un pequeño platito con las vueltas. Marcos le deja una moneda de cincuenta céntimos de propina.
-¿Ese es el hijo del dueño?
-Sí- le dice Marcos bebiendo un sorbo de su chocolate. Está muy caliente y nota como le baja por la garganta- Es un buen chico.
Pasan los minutos y nadie habla. Un silencio incómodo se apodera de las dos jóvenes. Gloria tose varias veces, molesta por el humo de los cigarrillos de dos hombres de la mesa de atrás. Marcos se percata de lo que ocurre.
-Ven, siéntate en mi sitio. Te llegará menos humo- le dice mientras se levanta ofreciéndole su asiento.
Gloria sonríe.
-Gracias.
Una vez con los sitios cambiados, la chica recuerda su conversación de webcam con él de ayer. Le dijo que juntos encontrarían una solución para todo lo que él pasó.
-Marcos, te puedo parecer una entrometida y, probablemente lo sea pero, ¿qué fue eso que te pasó que ya no tiene solución?
El joven deja su taza sobre la mesa y suspira.
-Estoy enamorado de la que ha sido durante mucho tiempo mi mejor amiga, la cual ahora tengo que olvidar. Pensar en ella solo me hacía daño. Además, ella solo tenía ojos para otro chico que- se le entrecorta la voz- que…no le convenía. Ella tiene que darse cuenta sola.
-¿Y nunca antes le confesaste lo que sentías?
-Ella no lo quiso ver, no hasta el final- las lágrimas vuelven a querer salir, pero Marcos las reprime. No va desperdiciar más lágrimas por quien no las merece.- Pero no importa, me toca pasar página, conocer gente, vivir mi vida de una vez.
-¡Así se habla!- exclama ella- y seguro que conocer a alguien que te acompañe en ese camino tan largo llamado vida. Alguien que comparta sus más profundos secretos contigo, quien te sepa querer como nadie lo ha hecho. Por lo poco que te conozco, eres un gran chico, Marcos. Nunca tienes que olvidar eso.

Marcos la mira y ve que ha posado su mano sobre la del joven. Siente el calor que transmite su pequeña mano a la suya. ¿Cómo algo tan pequeño puede hacerte sentirte tan bien?






6 comentarios:

  1. ¡Oh, oh, ooooh! Me ha encantado el detalle de los dos besos que le ha dado ella cuando él le iba a dar la mano jajaja
    Muy bonito el capítulo, tengo ganas de más :)
    ¡Un beso muy muy muuy grande! <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaaja Gloria es algo lanzada en algunos momentos jajaja se le puede notar:)
      Gracias:) Intentaré subir lo más pronto posible.
      Un besazo enorme<3

      Eliminar
  2. Heeeey!
    awwwww Qué monos son! Me encanta Marcos :33 Creo que él y Gloria podrían hacer una buena pareja.
    En fin, espero pronto el siguiente, ¿eeeh?

    ¡Un besito! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Meryy:)
      Jejeje Marcos se hace querer jajaja
      Todo se verá jajajaja ñ.ñ
      Ya estoy escribiendo el siguiente, espero no tardar mucho en publicarlo.
      Un besazo cielo! <3

      Eliminar
  3. AH NO ME JODAS, ¿SON PRIMOS? *-*
    como me encanta esta novela:). Y te soy milesshsishsisihsimas veces HONESTA♥
    Escribes perfecto.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja awww*_* Me alegro muchísimo de que te guste, jo<3
      Besos!!

      Eliminar