Google+ Followers

Seguidores

martes, 30 de abril de 2013

Capítulo: 22



 
Capítulo: 22


-Hola guapo- responde ilusionada por su llamada- tengo muchas ganas de verte y de saber cuál es la sorpresa que me tienes preparada.
Guillermo ríe al otro lado de la línea telefónica. Él también tiene muchísimas ganas de verla. Tantas que ni ella se las imagina.
-Estoy seguro de que te va a encantar la sorpresa.
-¿No vas a darme ninguna pista para saber lo qué es?
Andrea oye a Guille dudar al otro lado.
-No, te vas a quedar con la intriga.
-¡Jo, no es justo!- se queja imitando una rabieta de niña pequeña. 
Sonríe. Le encantan esos enfados tan fingidos. Se la imagina sentada en su silla con las piernas cruzadas y poniendo morritos. De repente, deja de sonreír. Ojalá estuviera allí con él. Echa de menos abrazarla, rozar cada centímetro de su piel, probar sus labios una y otra vez. Dejarse llevar a su lado.
-Te echo de menos, Andrea. No sabes cuánto. Llámame paranoico porque sólo hace unas horas que nos hemos dejado de ver y ya estoy deseando tenerte a dos centímetros de mí. Acariciarte y abrazarte. Pensarás que estoy loco porque no llevamos no veinticuatro horas juntos, pero han sido las mejores horas de mi vida y voy a hacer que esas horas se conviertan en días, meses y, haré lo que sea para llegar a los años. Ahora que estamos juntos, no voy a dejar que nada lo estropee. Te quiero pequeña.
Andrea no puede evitar el emocionarse al escuchar las palabras que el joven le dedica a ella, exclusivamente a ella.
-¿Estás llorando?- le pregunta Guille.
-Me he emocionado al escucharte hablar- dice Andrea limpiándose las lágrimas con la manga de su sudadera- Yo también te quiero.
-¿Sabes? Ahora mismo debemos de ser la pareja más empalagosa del mundo.
-Sí, y no me importa. Porque seguro que en este momento, soy la chica más feliz del Universo solo por tener al mejor chico a mi lado.
Al escucharla, Guille siente como si un millón de mariposas revoloteasen en su estómago. Él afortunado es él, ella podría estar con cualquier tío, sin embargo, está con él. Y es una sensación que solo Guillermo puede experimentar.
-Bueno voy a terminar de preparar tu sorpresa. Luego nos vemos pequeña.
-Hasta luego. Un beso.
Ella es la primera en colgar. Guille no se aparta la BlackBerry de la oreja hasta que oye ese pitido constante que anuncia el fin de la llamada. Se guardo el Smartphone en el bolsillo y suspira. Ese cosquilleo aun no se termina de ir, puede que nunca se vaya. No le importa vivir sin esa sensación, porque eso significa que lo que siente por Andrea crece día a día.
-¡Guillermo, ven al salón, por favor!- le grita su madre desde el piso de abajo.
Abre la puerta de su habitación y atraviesa un largo pasillo. Vive en una casa bastante grande. Su padre la compró cuando heredó todas las empresas de su padre. Conoció a su madre y se casaron cuando ella ya estaba embarazada de Guillermo. El negocio de su familia daba mucho juego a otras empresas de varios países extranjeros, así que las empresas del padre del joven se convirtieron en las más populares del mundo.
Guille siempre se ha sentido muy orgulloso por todo el esfuerzo que su padre ha hecho para estar donde ha llegado, pero a veces desearía tener una familia normal. Una familia unida. Su padre casi nunca está en casa por temas de su trabajo y su madre aprovecha la ausencia de su marido tener más tiempo para ella, o así es como ella lo llama.
Hay momentos en los que Guille se siente solo y busca ese cariño que solo su familia le puede proporcionar.
-Dime, mamá- le dice Guille.
-Voy a salir a hacer varios recados. No creo que venga a cenar y tu padre no volverá hasta mañana por la tarde. Ha tenido que hacer un viaje muy importante.
-Está bien- le dice él desganado y dándole la espalda.
Este día se suma a otro de los muchos en los que sus padres no estarán presentes para compartir nada con él. Ellos no saben que ha comenzado una relación con Andrea, y es mejor así. Seguramente sus padres quieran a una chica estirada y mimada. Pero es su vida y él decide con quien compartirla.
Vuelve a entrar en su dormitorio, en quince minutos tiene que recoger a Andrea, le da tiempo. Coge su bote de colonia y se espolvorea gotitas del perfume en su cuello. Después abre un cajón en el que guarda todas sus gorras, se decanta por una New Era de color rojo y el símbolo de la marca en blanco. Antes de salir, baja corriendo al despacho de su padre, donde dejó un sobre muy importante para esa tarde. Ese sobre contiene la sorpresa de Andrea.
Sin avisar a su madre, sale de la casa y coge la línea treinta y ocho que le lleva a casa de su novia. Durante el trayecto juega con el sobre, nervioso. Solo espera que le guste. Sí, ¡seguro qué le gustará! Y, seguramente, también se emocione cuando descubra lo que contiene el sobre. Nunca nadie le ha regalado nada parecido a lo que Guille guarda para ella. Aunque, solo es una forma más de demostrarle todo lo que siente, es una forma diferente, mágica. Una forma que siempre va a estar permanente en el mundo, que nunca va a desaparecer ni a desvanecerse.
Antes de bajar del vehículo, Guillermo llama a un taxi para que acuda a la calle donde vive Andrea. La megafonía del autobús anuncia la siguiente parada, es la de Guille. Rápidamente salta a la calle y levanta la vista. Delante de él hay una figura de una chica rubia de grandes ojos azules. Andrea no deja que pronuncie ni una sola palabra, se impulsa y lo abraza sujetándose a él con los brazos y rodeándole la cintura con las piernas. Ambos disfrutan de aquel momento. Andrea se siente como si volara, sentirlo tan cerca hace que su corazón se acelere y, siente como si no fuera dueña de su cuerpo, que este sólo respondiera a sus impulsos.
Guillermo la posa de pie en el suelo y le regala un tierno beso en los labios. Otra vez ese hormigueo, esas mariposas que revolotean en su estómago. Nunca se cansará de eso.
-Bueno, no me tengas más en ascuas, ¿a dónde me llevas?- le pregunta Andrea después del beso.
-Aun no puedo decírtelo, pero tienes que hacer lo que yo te diga- le dice mientras ella asiente- Primero tenemos que montarnos en ese taxi de allí.
Guille señala a un vehículo blanco aparcado en la esquina. Ese será su carruaje para esa tarde de cuento. Caminan hasta el taxi y se sientan en la parte trasera del coche.
-¿A dónde les llevo?- pregunta el taxista.
-A esta dirección- le dice Guille entregándole un papel con el nombre de su destino. De esa forma, Andrea no averiguará el lugar a dónde van.
El taxi se pone en marcha y Guille saca un pañuelo largo de color negro de su bolsillo y se lo da a Andrea.
-¿Qué hago con este pañuelo?
-Tienes que taparte los ojos con él- le indica. A la joven no le gusta la idea de taparse los ojos para no ver nada, pero accede después de otro tierno beso por parte de su chico. Guillermo ayuda a atárselo y comprueba que no ve nada. Listo.
Andrea está muy nerviosa, no tiene ni idea de lo que se le espera. Su novio es capaz de hacer cualquier cosa por ella, de eso no tiene duda alguna. Se sienta mucho mejor cuando Guille acerca suavemente la cabeza de su novia hacia su hombro y la abraza por detrás de  la espalda. Ahora más que nunca está segura de no tener ninguna duda.





Huuoolaaas mi pequeños lectores:) TENIA MUCHISIMAS GANAS DE SUBIR ESTE CAPITULO:) jajajaja espero que os guste^^ Por cierto se me ha ocurrido otro titulo para la segunda parte de esta novela, se me ha ocurrido: Perdona, pero esta noche he soñado contigo.
Decidme si os gusta pleaseeee jaja
Besotes:D





4 comentarios:

  1. ASDFGHJK
    Perfecto.
    Hash que monada! Haha ¿Sube pronto,vale? Es perfecto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola guapa:)
      Me alegra saber que te gusta jeeje :D
      Te gusta el titulo que he pensado para la segunda parte de mi novela??
      Muchos besos^^

      Eliminar
  2. AWns, son todo un amor. Aunque debo decir que no me gusta quien interpreta a Guille, sin embargo, Andrea me cae bien en todos los sentidos avidos y por a ver XD
    Me encanto el otro titulo.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siiiiii jajaja es que me encanta Guille y Andrea jajaja son muy adorables:)
      Bueno el que interpreta a Guille es el que más se parecia a a él, pero tampoco es mi favorito jeje.
      Me alegra mucho que te guste el titulo^^
      Besotes:)

      Eliminar