Google+ Followers

Seguidores

miércoles, 16 de julio de 2014

Dime que no me quieres. Capítulo: 19

Capítulo: 19

El olor a humedad y a tormenta y el estruendoso ruido del motor de la moto de Lucas era lo único que podía percibirse con claridad. Vero no ha cruzado ni una sola palabra con su novio en todo lo que dura el trayecto hasta su casa. Desde que Lucas le ha confesado su secreto más oculto en la azotea, no han vuelto a sacar el tema. Ni siquiera Verónica sabe cómo hacerlo. La moto va frenando poco a poco hasta detenerse por completo. La casa de Vero está justo en frente de ellos.
-Muchas gracias por traerme, Lucas- le agradece ella quitándose el casco que protegía su cabeza durante el trayecto. Despacio, se levanta del vehículo hasta que sus dos pies tocan el suelo. Le muestra una de sus mejores sonrisas a Lucas, que también se ha deshecho de su casco, y hace un amago de irse hasta que una mano firme la retiene agarrándole el brazo y tira de ella. Lo último que llega a sentir son los labios de Lucas sobre los suyos las cuales le besan con ferocidad. Vero ahoga un grito ante la sorpresa de ese beso y entrelaza sus brazos alrededor del cuello del joven. Una nueva sensación invade el cuerpo de Verónica, una sensación que le hace sentir realmente bien. Lucas muerde ligeramente el labio inferior de su novia y apoya su frente con la de ella.
-Necesitaba contártelo y, una vez que te he confesado mi mayor secreto, sigues aquí.
-Nunca me habría ido.
Lentamente, su vuelve a acercar su rostro al de ella y sella sus labios con un nuevo beso, esta vez mucho más tierno que el anterior. Aunque, los labios de Lucas, no tardan en volverse mucho más hambrientos tanto que, cuando se quiere dar cuenta, su mano roza ligeramente la cintura de Verónica bajo la camiseta.
-Lucas…- le llama ella en sus labios. Él detiene su mano y separa su cuerpo del de ella. Ambos se miran- Dime, por favor, que no quedan restos de la enfermedad en ti. Por favor…
-Tranquila- le calma- estoy completamente sano y hay muchas probabilidades de que no reaparezca.
Verónica suspira aliviada y se abraza a él mientras continúa hablando:
-Decidí que mi forma de vida tenía que cambiar, dejar a un lado aquella mala vida en la que me metí. Y no pienso volver a caer en ese mundo. Ahí fue cuando nació la banda, encontré mi pasión en la música- le mira con ternura- te encontré  a ti.
Vero sonríe y se aferra con más fuerza al cuerpo de Lucas y inspira con fuerza, un dulce aroma a menta le impregna la nariz hasta llegar a la garganta.
-Debo entrar ya, mis padres estarán esperándome para cenar- anuncia la chica separándose de él. Despacio, Lucas intentan besarla por última vez pero Verónica consigue  zafarse de él y correr hacia su portal. Una vez allí, se vuelve hacia él con una amplia sonrisa.
-¡No deberías haber hecho eso!- le avisa subiéndose a la moto de forma ágil. Intenta parecer serio pero no lo logra, le es inevitable sonreír al observarla.
-¡Tiemblo de miedo!
-¡Sabes una cosa!- exclama- ¡Una vez que ya me has besado no puedes pasar mucho más tiempo sin volver a hacerlo!
-¿No te ha servido como muestra mi huida?- le pregunta ella mientras el muchacho arranca en motor.
-¡Recuerda mis palabras, sirenita! ¡Soy una tentación para cualquier chica!- le saca la lengua como signo de broma y sale a toda velocidad.
Verónica observa como desparece en la carretera y suspira llevándose la mano a la frente. Se adentra en el edificio, sube las escaleras hasta llegas a su planta, saca las llaves de su bolsillo y abre la puerta del piso. La cierra con sumo cuidado y apoya su espalda en ella. Con las yemas de sus dedos, acaricia sus labios recordando la sensación que provoca el roce de los labios de Lucas sobre ella. Una sensación que, sin duda, necesita volver a experimentar. Su novio tenía razón, es una tentación. Una pequeña risilla sale de su boca al recordar la escena que acababa de vivir, pero aquella felicidad se desvanece al contemplar la expresión del rostro de sus padres que la esperaban impacientes en el salón.

-¡Hola, mamá!- grita al entrar en la casa. El olor a la cena de su madre llega hasta ella y hace que su estómago se queje. ¡Qué hambre tiene!
-¡Hola, Paula!- saluda la mujer desde la cocina- ¡La cena estará lista en diez minutos!
-¡Vale, mamá!- le contesta mientras se dirige a su habitación. Una vez dentro, cierra de un portazo y enciende su ordenador. Ahí, revisa sus redes sociales y decide entrar a gmail y controlar el correo. Tiene cuatro mensajes nuevos, tres de ellos son propaganda y el último corresponde a un anónimo…Lo abre y comienza a leer:

¿Recuerdas qué te dije que tu ayuda sería realmente útil? Ha llegado la hora de comprobarlo. Dentro de dos días, tú y tus amigos estaréis en el Rock and Blues durante una hora. Más tarde, saldréis de allí y os dirigiréis a la Plaza España, la cual tendréis que cruzar…Allí llevaré a cabo mi pequeña sorpresa para vosotros…Recuerda Paula, si no quieres que tus amigos salgan mal parados, mantén tu boca cerrada. O no querrás que a tu novio le pase nada, ¿verdad? Y, para que veas que no soy tan poco generoso, tu amiga Raquel está al tanto de mantener también su boca cerrada.
Recuérdalo, en dos días.

Paula cierra fuertemente los puños y cierra los ojos con la misma fuerza. Una lágrima de rabia e impotencia, desciende rauda por su mejilla… ¿Qué se supone que debe hacer? No puede contárselo a los demás, pero de esa forma saldrán mal parados. Y si se lo cuenta, también. Está dentro de un callejón sin salida. Cristian está resultando ser mucho más listo de lo que ella pensaba. Tiene que superarle en sus movimientos, ser más inteligente y perspicaz que él. ¿Qué osa tan horrible sería capaz de hacerles?
Sing de Ed Sheeran se escucha desde su móvil. Minimiza la pantalla de su ordenador y coge el Smartphone. Descuelga…
-¡Paula!- grita una voz femenina al otro lado de la línea-¡Paula! ¡Yo no sabía que…Cristian…he leído su correo y…!

-Raquel, sé lo que debo hacer.


4 comentarios:

  1. Ay, por favor, odio a Cristian con toda mi alma, espero que consigan pararle los pies a ese idiota... Me encanta Lucas, pobre chico, espero que realmente esté bien y no solamente le haya dicho eso para tranquilizarla...
    Soy LeoPresumida, solo que me he cambiado el nombre :)
    ¡Un beso muy muy muuy grande! <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!
      Si...Cristian es odioso, me cuesta hasta escribir sobre él :P
      Traquila, Lucas está bien.
      Un beso<3

      Eliminar
  2. PORFIN ME HE PUESTO AL DIA.

    Bueno despues de el maratón que me he hecho ya sabes que escribes genial. sin duda vales para esto. Y otra cosa, le tengo un asco a Cristian que no puedo con el jajaja Enserio cada personaje evoluciona de una manera en cada capitulo y eso lo sabes mostrar, estoy esperando al siguiente con impaciencia y de verdad solo puedo felicitarte :)

    Un besazo <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ais :')
      Muchísimas gracias de verdad *-*
      Intento hacerlo lo mejor posible en cada uno de los capítulos y ver comentarios así la verdad es que me animan mucho a superarme todos los días en mi novela y mis relatos.
      Muchas gracias de nuevo!
      Un beso<3

      Eliminar