Google+ Followers

Seguidores

domingo, 13 de octubre de 2013

Capítulo: 47

Capítulo: 47


La sangre se le ha helado al ver ese rostro tan conocido y amado para ella que, en ese mismo instante, no reconoce. La imagen de Cristian ha cambiado tanto de la noche a la mañana que, ni siquiera Verónica, la persona que sintió tanto por él, reconoce.
Solo es capaz de escuchar su respiración agitada y el ritmo acelerado de su corazón. Quiere correr, salir de esta situación que le aterra.
-¿No me vas a saludar?- le pregunta Cristian a Vero- ¿Toda la vida detrás de mí y ahora ni siquiera me dices hola? Patético.
Siente como comienzan a escocerle los ojos. Quiero correr, marcharse y correr lejos de donde Cristian se encuentre.
Con las lágrimas en los ojos precipitándose sobre sus encendidas mejillas, Verónica abandona la casa de Lucas que grita corriendo tras ella:
-¡Verónica, espera!
Pero ella no se detiene.


El viento se encarga de revolverle el pelo mientras ella, nerviosa, hace intentos fallidos de apartárselo de sus ojos y retirárselo detrás de las orejas. No lo consigue y se queja, histérica. Dani observa a Paula mientras ríe. Le encantan esos arrebatos tan suyos.
-Yo no lo veo gracioso- le protesta ella cruzándose de brazos como una niña pequeña. Ahora el pelo le cubre todo su rostro y, esta vez, no hace nada para evitarlo. Se encarga él.
Se coloca delante de Paula y recoge el cabello que le tapa el rostro y lo retira detrás de sus hombros.
-¿Mejor?- le pregunta él en voz baja.
Paula asiente. Lentamente, Daniel comienza a acercarse a ella hasta el punto en el que sus labios se rozan sin llegar a completar el beso. Ella se deja hacer hasta que, con una pedorreta, hace que él retroceda y se limpie la cara mientras ella ría escandalosamente.
-¡Te lo merecías por haberte reído de mi antes!- grita ella entre fuertes carcajadas.
-¿Así?- dice él aproximándose a ella- Ahora verás.
De alguna forma u otra, terminan corriendo calle abajo. Dani persiguiendo a Paula que no cesa de reír. Poco a poco, el joven se acerca más a ella. Está claro quien corre más deprisa de los dos. Finalmente, Dani la atrapa, envolviéndola entre sus brazos.
-Vas a arrepentirte de lo que has hecho- le advierte Dani.
La posa sobre el suelo y termina por hacerle cosquillas en el costado, uno de sus puntos más débiles. Paula se ríe mucho más fuerte y ruidoso que antes, incluso llega un momento en el que ya le cuesta respirar.
-¡Para! ¡Para, por favor, Dani!- chilla ella.
El muchacho cesa ante las súplicas de su novia.
-Ya estamos en paz- le dice Daniel.
-Te has pasado con lo de las cosquillas- le reprocha ella.
-Te las has ganado por escupirme.
-¡No te he escupido! Solo he…
Un nuevo beso. Eso es lo que corta las palabras de Paula. Dani no ha dejado que siguiese hablando uniendo sus labios. Como tantas veces lo ha hecho.
A lo lejos, Paula podía escuchar como alguien, la voz de una joven, gritaba. En medio del beso, abre los ojos y divisa a Verónica en la otra acera, seguida de un chico alto y rubio de apariencia más mayor que ella, gritando.
-¡Por qué ha tenido que ser él! ¡Justamente él!- aúlla Verónica tapándose la cara con ambas manos. Seguramente ella estaba llorando- ¡Ya no le reconozco! ¡Ha cambiado, Marcos tenía razón y no le creí!
Cristian. Paula estaba segura de que hablaba de él. Algo había pasado esa noche que ella no sabía.
-¿Qué te ocurre?- le pregunta Dani que la nota distraída.
-Vero está en la otra acera y está pasándolo mal. Tenemos que ayudarla.
Dani vuelve la vista atrás y sigue a Paula que corre para cruzar la calle y llegar hasta Vero. A medida que se aproxima, puede ver el recorrido del maquillaje de la muchacha que las lágrimas han dejado en su rostro.
-¡Verónica!- grita Dani desde la calzada.
-Chicos…
-¿Qué ha pasado? Hemos oído tus gritos- le dice Paula sin percatarse de que el joven rubio se muestra en un segundo plano.
-Yo…Lucas- señala al joven rubio- me ha invitado a su fiesta de cumpleaños y…Oriana ha aparecido allí con…con su novio…- balbucea Vero nerviosa.
-¿Con Hugo?
-No…con Cristian- dice ella rompiendo a llorar de nuevo.
Paula se lleva una mano a la boca e, instantáneamente, Vero la abraza. Necesita que alguien la abrace.
-Tranquila, no llores. Tranquila.- le consuela Paula- Él no te merece, no…
-¡Vaya, vaya! ¡No eres tan valiente eh! ¡No sabes hacer nada sola sin tus amigos!- grita Oriana que ha bajado a la calle. Cristian le sigue por detrás.
-Bueno, aunque viendo tu ayuda no sé si reírme o llorar- le dice Oriana sin quitarle el ojo de encima a Paula.
-¡No hables así de ellas!- le grita Dani.
-Tú no te metas donde no te llaman- le amenaza Cristian.
Sus ojos son fríos e inexpresivos. Casi que da miedo mirarle fijamente a los ojos.
Dani observa que, alrededor de uno de los orificios nasales de Cristian, hay restos de un polvo blanco. No… ¡no puede ser!
-Tío…porque lo has hecho…- le insinúa Dani.
-¡Cállate!
-No sé qué es lo que has hecho, pero… ¡la droga no es la solución! ¡No arregla nada! Eso es lo que te ha cambiado…
-¡Tú no tienes ni idea de nada, Dani! ¡No sabéis nada! ¡Ninguno! Solo Oriana ha sabido entenderme… ¡Juntos hemos pasado por lo mismo!
-Cristian, será mejor que cierres la boca- le advierte Oriana susurrándole al oído. Pero él no hace caso, se deja dominar por el efecto de la cocaína.
-¡Fue hace demasiado tiempo! ¡Juro que me arrepiento de lo que hice, pero ya no se puede arreglar! ¡La droga es lo único que me ayuda a olvidar por unos momentos que arruiné mi vida!
-¡Con la droga te la arruinas más!- chilla Verónica asustada. Nunca se habría imaginado que Cristian pudiera caer tan bajo. Ella le quería…le quiere.
-¡Tú no sabes lo que es ser el responsable de la muerte de alguien, Verónica!- aúlla Cristian fuera de sí.
-¡Aron, cierra la maldita boca!- chilla Oriana sin darse cuenta de lo que acaba de hacer o, más bien, de decir. Ha revelado la auténtica identidad de Cristian.
-¿Cómo que Aron?- pregunta Paula acercándose a Cristian con pequeños pasos. Dani no quita la vista de encima de su novia, temiéndose lo peor. Paula llega esta situarse delante de la lúgubre mirada de Cristian. Comienza a analizar sus rasgos con mucho detenimiento y…- No puede ser…
-Paula, yo…
-Tú…no…tú… ¡Tú fuiste el causante de la muerte de Inés!
Paula se aleja de él con las piernas temblorosas. Ha sido amiga todo este tiempo de un aprendiz de asesino. Confió en él y en todo este tiempo ha sido tan cobarde de callarse el mayor secreto para Paula.
-Puedo explicártelo yo…
-¡No quiero oírlo!- chilla Paula- No puedo creer que seas tú, Aron. ¡Confié en ti y todo este tiempo hemos sido amigos! Como has sido capaz de ocultármelo.
-¡Me arrepiento, Paula! ¡Tanto Silvia como yo lo hacemos!
Paula guía la vista hacia Oriana. Ella es Silvia. ¡Ahora comienza a entender todo!
-Por eso ya os conocíais de antes…- susurra Paula.
-Perdóname, Paula, por favor. La droga era la único que me ayudaba a olvidar. ¿Sabes que es que todos los días te levantes y tengas que ver la cara de aquella persona a la que dañaste? ¡No tuve más remedio que cambiar de identidad y personalidad!
-¡Para! No quiero escucharte más- le dice ella- No puedo perdonarte Aron, y lo sabes. Fuiste, junto con Silvia, el responsable de la desgracia de Inés, aquella que fue mi mejor amiga. Pero, hasta hoy, me lo habías ocultado. Me has hecho formar parte de tu mentira y eso es imperdonable. No quiero volver a verte más.
-Paula, por favor…
Aron sigue hablando, creyendo que Paula le escucha, pero no es así. Esta situación le está superando. Todo ha sido tan rápido…La joven se lleva una mano a su frente. Se siente mareada, muy mareada. Un sudor frío le recorre la espalda y varios escalofríos le sacuden el cuerpo. Nota como sus piernas ceden y termina cayendo desplomada en los brazos de Dani que no ha tardado en reaccionar. Lo último que escucha es a Dani gritar su nombre:
-¡Paula!

Luego todo es oscuridad.



3 comentarios:

  1. ¡NOOOOOO!
    Ahora las cosas las veo claras.Cristian no es del todo mala gente…pero claro una muerte a tus espaldas…debe ser muy duro.
    Creo que si Paula le perdonara o al menos le dijera que lo ha hecho el al menos se sentiría mejor consigo mismo y las cosas para Cristian irían a mejor.
    Nada,Cristian ya me cae bien,de nuevo…bueno mas o menos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mim:)
      En el fondo, muy en el fondo, tiene su corazoncito, pero su pasado fue muy duro para su presente y futuro.
      Jejeje muchas gracias por comentar<3
      Besos^_^

      Eliminar
  2. ¡Tienes un premio en mi blog!
    Por cierto tu historia esta pff increíble.
    :3
    Besos.
    caramelodelimonblogger.blogspot.com/

    ResponderEliminar