Google+ Followers

Seguidores

sábado, 11 de enero de 2014

Dime que no me quieres. Capítulo: 4

Capítulo: 4

Give me love de Ed Sheeran suena por toda la habitación. Hace un rato que no cruzan ninguna palabra, han dejado que la música se adueñe de ellos. Andrea tiene la cabeza apoyada sobre el hombro de Matt, que rodea su espalda con el brazo derecho. Ambos están sentados sobre el suelo, con la espalda chocando contra un borde de la cama. La joven posa la mirada fija en un punto de la habitación, mostrándose ausente. De pronto, un agudo pitido que procede del bolsillo de los vaqueros de Andrea, la espabila. Se levanta del suelo para poder acceder el bolsillo con más facilidad y saca el móvil de este. Tiene un WhatsApp de un número desconocido.

Cojo el tren en una hora, he decidido pasar el verano allí. Solo quería que lo supieras.

¿Se habrían confundido? Andrea siente curiosidad de quién puede ser el contacto desconocido y accede a su foto de perfil. Tarda en cargarse.
-¿Ha pasado algo?- le pregunta Matt sin poder ocultar su acento argentino. Por mucho tiempo que lleve en España, el acento de su tierra natal será imposible de erradicar.
Andrea no responde al instante, siente un nudo en la garganta que le impide que las palabras afloren de ella. Consigue ver la foto con toda la claridad. No ha cambiado nada. Sigue siendo la misma e inconfundible foto que hace unos meses tenía. Un escalofrío recorrió el cuerpo de Andrea, seguido de una fuerte presión en el pecho. Era cierto, y ella tenía la prueba en sus manos, en un simple mensaje de texto. Guille había vuelto.
-Andrea, ¿estás bien?- insiste Matt. Esta vez, se levanta del suelo y se aproxima hasta ella, que guarda con rapidez en Smartphone en su bolsillo.
-Sí, estoy bien.- le mira a los ojos. Su expresión ha cambiado mucho que hace unos minutos, cuando reían y Guillermo no se había vuelto a cruzar en la vida de Andrea- Se han confundido, era un número desconocido. Ya lo he borrado.
Se aproxima a Matt y le deja un beso cortito en los labios. No le gusta mentirle, pero no le quedaba otra salida. Bueno, sí…podría haberle dicho todo lo ocurrido con Guille hace un tiempo. Lo enamorada que llegó a estar de él, todos los momentos tan bonitos e intensos que vivieron juntos…un pasado que no se volverá a repetir. Pero ahora ese chico del pasado había vuelto, él era el contacto no tan desconocido para Andrea. Matt se disgustaría, le conoce bien y no quiere hacerle sufrir con su pasado. Ahora necesita estar sola o con alguien que le escuche, alguien que no sea Matt…
-Debo irme ya.- le dice separándose un poco de él.
-Vale- le da un beso en la mejilla- ¿Quieres que te acompañe a casa?
-No, no te molestes. Hablamos más tarde- le sonríe levemente. Caminan por el pasillo hasta la puerta de salida, Andrea es quien la abre dispuesta a irse, hasta que el muchacho la vuelve a acercar a él y le besa con una pequeña risilla.
-Te quiero- le susurra. Se miran.
-Yo…yo a ti también- le contesta ella con la voz entrecortada. Se desprende de la mano de Matt y corre escalera abajo, confusa.
Llega a la calle y siente como el fuerte sol de verano impacta su luz en los ojos azules de la joven, camina molesta hasta que sus ojos se acostumbran al ambiente. Ha vuelto y aún no consigue hacerse a la idea. Sabe que, algún día, va a tener que encontrarse con él de nuevo cara a cara. Por mucho tiempo que haya estado fuera, no ha dejado de formar parte del grupo de amigos que se fue forjando año tras año. Desde que acabaron con su relación, Andrea eliminó todo lo que le recordaba a Guille de su vida; fotos, su número de móvil, sus mensajes, todo. Un día llegó a estar segura de haberle olvidado por completo y el conocer a Matt fue la mejor medicina para curar todas las heridas que Guille dejó ne su pasado. Poco a poco, fue dándose cuenta de los sentimientos que encontraba en el joven argentino, pensaba que era el único dueño de su corazón, olvidando que a Guille siempre le iba a pertenecer una parte, por muy pequeña que fuera. Ahora lo sabe mejor que nunca…
La presión que siente en el pecho aumenta por segundos, cada vez que Guille acude a su mente como una necesidad de recordarlo aunque sabe que le hace daño. Tiene que hablar con alguien. Vuelve a sacar su móvil y piensa con quien puede contactar. La primera es Paula, pero seguramente esté con Daniel y no le quiere molestar. Le habló de que iban a pasar todo el día juntos, de modo que hablará con ella más tarde. Desliza su dedo sobre la pantalla táctil del Smartphone hasta que encuentra a la persona indicada para un tema como este. Le llama. Escucha un pitido, dos, tres…hasta que un “diga” se escucha en la otra línea.

-Raquel, necesito hablar contigo. 





6 comentarios:

  1. Jo, qué mal, creía que le había olvidado pero una vez vuelve a saber de él, empieza a sentir de nuevo... Quiero saber cómo será el reencuentro :O
    ¡Un beso muy muy muuy grande! <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!
      Si, ha vuelto y créeme dará de que hablar. Se irá viendo a lo largo de esta segunda parte :)
      ¡Muchas gracias por comentar!
      Un besazo enorme <3

      Eliminar
  2. Me encanta
    Estoy sin palabras
    ¿qe pasara? ¿le segira gustando? ¿o solo seran amigos?
    Sigiente!!!!!!
    ~A~

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola:)
      Muchas gracias de verdad *-* Jajaja se irá viendo a lo largo de los capítulos lo que ocurrirá:)
      Gracias por pasarte!!
      Un beso!

      Eliminar
  3. Holaaa, me encantaaaa, escribes genial :)
    Yo también estoy escribiendo una historia. Si quieres leerla: myunstoppableworld.blogspot.com
    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!! :)
      Muchas gracias por pasarte y comentar:))
      Aww *-* gracias. Ahora mismo me paso por tu blog.
      Un beso ^_^

      Eliminar