Google+ Followers

Seguidores

domingo, 10 de febrero de 2013

Capítulo: 12


Capítulo: 12



Otra vez, Daniel, vuelve a despertarse con esos gritos. Esos gritos que retumban en las paredes de su casa desde hace dos meses. Lo recuerda como si hubiese sido ayer.
Su padre volvió del trabajo más tarde de lo normal, y su madre se quedó en el salón de la casa hasta pasadas las once de la noche, esperándolo. Su padre, cuando entró en la casa, andaba a trompicones. No iba muy sobrio que digamos.
La madre se levantó de la silla en la que estaba sentada y, con grandes zancadas, se aproximó a su marido y comenzó a decirle, con la voz elevada, que podía haber llamado si llegaba más tarde porque estaba muy preocupada. Con cada frase, el tono de la voz de la madre de Daniel continuaba subiendo. Y su padre, cansado de oír las regañinas que decía ella, levantó la mano y la impactó en la cara de su mujer haciendo que ella cayese al suelo. De ahí, pasó a los insultos y a las amenazas que sobresaltaron a Tamara, le hermana pequeña de Dani, que corrió a la habitación de su hermano asustada.
Esos fueron los primeros maltratos y amenazas, que cada día, desde entonces, resonaban en la casa. Esa fue la primera noche en la que, Tamara, fue corriendo a la habitación de Dani. Asustada y llorando por los gritos.
Dani intentó convencer a su madre de que llamase a la policía, pero ella estaba demasiado asustada para hacerlo y siempre le decía:
-Ha sido un mal día, pronto pasará.
Pero, desde hace dos meses, Dani sigue esperando a, lo que le dijo su madre, se cumpla.
Sale de la cama y descorre las cortinas de la ventana. Es otro día de mucho frío en la cuidad. En Zaragoza siempre, para estas fechas, hace un frío horroroso. Pero, para Daniel, lo que menos le importa en estas fechas, es el frío. Pronto llegarán las Navidades y tiene miedo, mucho miedo, de cómo llegará su familia a pasarlas este año. Con todo lo que están pasando, pueden ser unas vacaciones muy frías. Y no sería por el tiempo.
Dani dejó de mirar por la ventana y se dirige a su armario cuando, de repente, ve la figura de su hermanita en la puerta de la habitación.
-Tamara…
-Papá y mamá se están peleando otra vez- dice la niña sorbiendo por la nariz y secándose las lágrimas con la manga de su pijama.
El chico deja todo lo que está haciendo y corre a abrazar a Tamara. Siempre lo ha dicho, es demasiado pequeña para vivir estas cosas y tiene miedo por su madre. Mucho miedo. Solo tiene once años y ha crecido muy deprisa, le ha tocado hacerlo.
-Todo terminará pronto, te lo prometo. No voy a dejar que te pase nada.
La pequeña se frota los ojos con los puños de su camiseta rosa y mira a su hermano.
-¿Por qué se pelean? ¡Es qué no lo entiendo, Dani!
No podía mentirle a su hermana pequeña, así que tenía que ser sincero. Él tampoco lo sabía.
-No lo sé Tamara. Yo tampoco lo sé.
A la niña le invaden esas ganas de romper a llorar otra vez, hasta que su hermano mayor la sujeta por los hombros y le dice:
-Pero lo que sí que sé es que todo volverá a ser como antes. Que todos volveremos a ser felices. Y que pronto, esa sonrisa que tanto me gusta, volverá a dibujarse en tu cara. Y yo seré el que lo consiga- la vuelve a abrazar- te lo prometo.
El abrazo entre los dos hermanos dura varios segundos, hasta que el pitido de la BlackBerry de Daniel, le avisa de que ha llegado un mensaje. Es Marcos.

Tío, date prisa hemos quedado hace diez minutos. No podemos llegar tarde otra vez al instituto. ¡Corre!

-Pequeña, me tengo que ir a clase. Le dije ayer a la madre de Sonia que te viniese a buscar hoy para ir al colegio con ella. Y por la tarde vendrá la abuela a estar contigo y con mamá.
-Está bien. Adiós.
-Hasta luego- le dice Dani dándole un beso en la frente a Tamara.
Sale de la casa y hecha a correr calle abajo. Cuando dobla la esquina puede ver a Guille, Cristian y Marcos esperándole, impacientados.
-¡Ya era hora!- grita Cristian.
-Lo siento, no he podido salir antes.
-Problemas con tus padres- le dice Guillermo- ¿Cómo está
Tamara?
-Pues bastante mal, todas las noches la oigo llorar en su cuarto y termina viniendo a mi cama, asustada.
De repente, a Dani se le entrecorta la voz y agacha la cabeza. Y sus amigos lo notan.
-Vamos Dani, todo terminará pronto ¿vale?- le dice Marcos intentado aliviarlo un poco.
-Es complicado- dice triste- pero bueno dejémoslo. ¿Qué tal estáis vosotros?
-Ansiosos. Guille nos tiene que contar algo muy importante, pero quería que estuvieras tú delante- dice Cristian.
-Bueno y, ¿qué es?
Guillermo no se iba a andar con rodeos, iba a ir directo al grano. Lo iba a soltar como una bomba antes de explotar. Y estaba decidido a hacerlo.
-Estoy saliendo con Andrea- dice dejando a sus amigos boquiabiertos.
Por la sorpresa, nadie dice nada. Han llegado al instituto y allí delante, están las chicas.















8 comentarios:

  1. ¡Holas! Primero que nada, gracias por pasarte por mi blog y seguirme ^^ Segundo, ya me he leído toda tu novela y me ha gustado bastante. Lo de Andrea y Guille es de lo más tierno, y lo del primer capítulo, la muerte de Inés...wow. Simplemente wow.
    -Pao

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pao(:
      No tienes porque darme las gracias por haberme pasado por tu blog, la verdad me gusto mucho jeje.
      Me alegra mucho saber que te esta gustando mi novela y muchas gracias por seguirme(:
      Si bueno jaja lo de Ines es bastante...WOW! jajaja
      Muchos besos^^

      Eliminar
  2. Me encantaaaaa en serio es genial lo adoro!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejejejeje holiiss^^
      Me encanta saber que te encantaa jajaja pronto subire mas capituloos.
      Besotes(:

      Eliminar
  3. Ehh ya me puse al día ^^
    La historia es buenísima, ya quiero ver la continuación!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje pronto publicar otro capitulo que ahora estoy tardando un poco mas porque tengo muchos examenes:$

      Eliminar
    2. Yee, descuida, tomáte el tiempo que quieras ^^
      lo espero con ansiaas!

      Eliminar